Tierra partida, historia argentina en versión clown

tierra partida
Foto de Alternativa Teatral

Fecha de inicio: 16 de febrero del 2018
Fecha de cierre: 4 de junio del 2018

Tierra partida explora el siglo XIX argentina con la intención de encontrar claves de lectura para nuestro presente. A través de una puesta en escena audaz y una cantidad más que asombrosa de actores y músicos, esta obra sorprende al espectador ya que lo incluye de lleno en el hecho teatral y lo participa de todo lo que sucede en el escenario desde el minuto uno.

La obra tiene como protagonistas a dos historiadores que buscan contar lo difícil que es hacer una obra de teatro, que según ellos se parece a organizar un país. La obra entonces trata sobre una obra que usa la historia de un país -Argentina- a través de la cual intentará descubrir las dificultades que significa organizarse. El rodeo no deja de ser cómico y hace remontar a los dos historiadores a los avatares del siglo XIX argentino. Así, exploran las distintas instancias de la organización nacional: la firma de la constitución, la presidencia de Rivadavia, el empréstito a la Baring Brothers, los conflictos con Rosas, la batalla de Caseros, entre otros. La forma de hacerlo es a través de un cuerpo de actores payasos que actúan los distintos episodios para el asombro de los historiadores y del público por igual.

La obra también es políticamente incorrecta y traza lazos con nuestro presente. La famosa grieta de la que mucho se habla como metáfora de las divisiones internas tiene su origen en las etapas de gestación de la nación y la república argentina. El planteo por ser paródico no busca en lo más mínimo ser ingenuo. Si los payasos se mofan de muchos acontecimientos y personajes argentinos, que incitan la risa del público, también recuentan, como un libro de historia, momentos trágicos y dolorosos ante los que el público siente la incomodidad del reconocimiento. La risa, cuyo muro de cristal vuelve la tragedia un trago hasta agradable, una vez suspendida nos enfrenta a la amargura y la desazón de nuestra historia.

El humorismo de Tierra partida no teme descender a lo macabro tampoco. Cuatro personajes grotescos con máscaras de cerdo aparecen en ocasiones para intentar reescribir la historia y morigerar el horror, sin comprender irónicamente que ellos mismos lo aumentan. Los historiadores luchan contra estas criaturas y continúan su tarea. Entre ellos sin embargo existen diferencias. Mientras uno busca una interpretación crítica de los hechos, el otro quiere una versión edulcorada de la historia que pueda venderse en el mercado como algo interesante. De esta manera, se cuestiona la interpretación de la historia y se interpela al público como lector y escritor activo de esa memoria compartida que es necesario cuidar.

El tono general de la obra, no obstante, es alegre y cómico. Desde antes de que empiece la obra, el cuerpo clown baila y toca instrumentos hasta que encontremos nuestros lugares. Las especulaciones graves aparecen de manera solapada, casi siempre tras el velo de la risa. Los muertos en las batallas ficticias de la obra vuelven a levantarse como si nada para interpretar los episodios siguientes. Incluso los historiadores que se pelean continuamente tienen mucho de payaso y sus diferencias, que son muchas, no les impide cultivar la amistad.

Marcos Arano y Gabriel Graves son los autores de Tierra partida, y el primero fue el encargado de dirigirla. El guión, si bien en ocasiones busca chistes fáciles, muestra una gran solidez. La obra está plagada de guiños relacionados con la coyuntura política del momento. Por otro lado, las actuaciones son impecables y vale destacar el esfuerzo enorme que supone tener tantos actores sobre el escenario. En 2017, la obra participó del Festival San Pedro Clown.

Tierra partida es graciosa, actual y llamará muchísimo la atención de quien la vaya a ver. Esperemos que las salas de La Carpintería, donde se presentan, sigan llenas. Cerca de allí encontrarán otros espacios de interés cultural como la casa museo de Carlos Gardel o a unas cuadras más el emblemático Centro Cultural Konex, en donde todos los lunes toca la Bomba de Tiempo.

Tierra partida en La Carpintería Teatro
Jean Jaures 858 – Balvanera
Tel: 4961-5092
Viernes a las 22h30 en febrero y a las 22h desde marzo
Entradas en la boletería de La Carpintería Teatro o por Alternativa Teatral