San Bernardo del Tuyú, hogar de playa y placer

Playa San Bernardo
Photo by Lucía Faraone

A 361 kilómetros de la Ciudad de Buenos Aires, una localidad junto al mar se asoma como una tranquila morada en donde respirar la frescura de la naturaleza es la ley primera. San Bernardo del Tuyú emerge como un clásico de la Costa Atlántica que le permite a quien sea descansar y disfrutar en medio de brisas marinas entremezcladas con el aroma de los frondosos pinos que acechan sus calles de cemento y de tierra. Definitivamente, un pueblo que nutre el cuerpo y la mente con solo una bocanada de aire. 

Si desean pasar un momento de calidad, que no queden dudas. Simplemente, lo que hay que hacer es acercarse a la manzana verde “San Juan Bosco”, que combina armoniosamente calma, recreación y naturaleza.  El sonido magistral de fondo que complementa esa escena es el de los pájaros apropiándose de las copas de los árboles. El efecto de su andar es casi mágico, como una especie de burbuja detenida en el tiempo. Además, se presta como una excelente locación para meditar por las mañanas y correr por la tardes. 

 En este espacio, relajarse y reencontrarse con uno mismo es casi como una norma. 

Algo análogo sucede en la Plaza de la Familia, el pulmón verde principal de la ciudad. El mismo es además el sitio elegido verano tras verano para llevar a cabo la Feria de Artesanías y alegres eventos de entretenimiento al aire libre como circos y payasos a la gorra. Por otro lado, si lo suyo es hacer piruetas en bicicleta, ¡esta puede ser su ubicación ideal! El terreno de la plaza, con sus pequeñas colinas asfaltadas, es el escenario ideal para realizar acrobacias sobre ruedas. Aunque se jacta de ser una localidad balnearia “tranquila”, lo cierto es que en San Bernardo del Tuyú también quepa lugar para hacer vibrar la adrenalina. Si aún tienen dudas al respecto, ¡pueden acercarse a las escuelas de surf sobre la playa para romper las olas un buen rato!

Hay también otras increíbles formas de mover el esqueleto en esta ciudad balnearia. Una infaltable es el recorrido por la Avenida Costanera, que se puede hacer tanto a pie como en bicicleta. Es una gran vía directa para llegar a Mar de Ajó, la localidad vecina de la Costa Atlántica ubicada a no más de 4 kilómetros.  De camino, una gran parada para sacar fotos es el Muelle de Mar de Ajó, célebre por ser uno de los más largos de Argentina con sus 270 metros aproximadamente. ¡Si se desvían del pavimento y descienden a la playa, lograrán una perfecta postal marina tomada desde abajo de la larga pasarela pesquera!

Una actividad sanbernardina ineludible es la visita a la playa, claro está. A diferencia de la de Villa Gesell, las distancias para llegar al mar son mucho más cortas. Aunque este hecho garantiza un fácil acceso a la zona, tomar mate sin preocuparse por ver en dónde quedarán las ojotas en momentos de crecidas del agua puede generar cierta inquietud. La buena noticia es que en San Bernardo abundan los balnearios con servicio de carpas que vienen geniales para días ventosos y de inestabilidad incalculable. 

Las compras por la calle principal, Chiozza, constituyen otra genial forma de pasar el tiempo en esta ciudad. Durante las noches de la temporada veraniega, peatones se apoderan de esta arteria vial cuyo corazón se extiende desde De La Reducción hasta Hernandarias. En esas cuadras, seguramente no pasarán desapercibidas las librerías con material de todos los tiempos, panaderías  y heladerías artesanales. Estas últimas abundan especialmente sobre la Avenida San Bernardo, la vía fundamental que conecta el Mar Argentino con la Ruta 11.

Pese a que por aquí no hay mucho para recorrer al estilo Mar del Plata o bien edificios culturales de renombre  para conocer, comer es una tarea que sí se puede cumplir satisfactoriamente en San Bernardo del Tuyú. Hay para todo tipo de antojos, y ¡posibilidad de saciarse a toda hora! Si quieren un buen asado, pueden pasar por El Gran Choripán. Esta parrilla familiar creció al ritmo de la localidad y ya es palabra santa por esos pagos en materia de carnes. Para almas pizzeras, la cita imperdible es en Don Corleone, cuyas especialidades también abarcan la fainá rellena y la empanada frita de lomo cortada a cuchillo. Si de dulces se trata, pasen por Trevia a comer un buen helado artesanal y llévense los “Bocaditos” regionales de Esturión para compartir en familia en su vuelta a casa. Y la lista podría seguir y seguir…

San Bernardo es un lugar donde el relax genuinamente se cumple a rajatabla. Los únicos horarios que importan en esta zona, son los de la salida y la puesta del sol. Para ver algo bien asombroso, no duden en acercarse a ver el amanecer en la playa. ¡Abrir los ojos temprano en la Costa Atlántica, puede tener su gran y hermosa recompensa! Una brisa marina y una imagen que en San Bernardo del Tuyú se transforman en una caricia para el alma. 

Cómo llegar

En auto: desde el centro de Buenos Aires, tomar la autopista a la ciudad de La Plata y desviarse por la  Ruta 2 una vez pasado el peaje de Hudson. Dirigirse por esa vía hasta el cruce de Ruta 63 en Dolores y . tomar la Ruta 11 hasta llegar a destino. Duración del viaje: 4h.

En bus: desde la Terminal de Retiro o de Dellepiane (en tiempos de COVID-19), salen micros a diario y a toda hora. Los mismos siguen protocolos para cuidarnos en período de pandemia. Duración del viaje: 5h.

Una astronauta que explora incansablemente el universo que la rodea. Tengo un máster en observación e imaginación. Una eterna estudiante y aprendiz de la vida. (En dos palabras, "soy comunicadora").