Salud para todos, paciencia pacientes

¿Lejos de casa y con problemas de salud? Tranquilos, lean estos consejos para familiarizarse con el sistema de salud argentino.

Lo primero que tienen que saber es que todos los servicios (urgencias, consultas, placas, análisis…) son gratuitos en los hospitales públicos. No esperen un servicio perfecto, pero al menos sepan que van a poder acceder a una atención médica decente sea cual sea su situación económica. Eso sí, paciencia, ya que pueden llegar a esperar semanas para sacar un turno, así que mantengan la buena onda. Van a entender por qué a los pacientes se los llama así…

- Anuncio -

En relación de dependencia

Si trabajan en relación de dependencia (declarados en la AFIP), tienen derecho a una obra social (averigüen bien con su empleador esa parte del contrato), ésta depende del rubro en el cual trabajen. Por ejemplo está la obra social para los periodistas, para empleados de comercio,… La obra social queda a cargo del empleador pero le toca a ustedes hacer todo el papeleo burocrático para inscribirse. Averigüen qué papeles necesitan para dar de alta la prestación. Para acceder al servicio, tienen que presentar la tarjeta de la obra social que les corresponda en los centros médicos afiliados al plan de salud (consulten su cartilla de la obra social).

Médico de cabecera

Tener una obra social no lo inmuniza de las largas esperas. Les aconsejamos que se busquen un médico de cabecera que seguirá su caso y que los redirigirá hacia otros especialistas en caso de necesidad.

Consultas de urgencia

La guardia. En todos los centros de salud hay una. Acá también les sugerimos tener un poco de paciencia. El modus operandi suele ser más o menos el mismo en todos los hospitales : llegar, sacar un numerito, explicar en la recepción la razón de la consulta, esperar, pagar un co-seguro, esperar a que los llamen (estén atentos porque sino se van a quedar a vivir en la sala de espera), entrar al consultorio cinco minutos, el tiempo de explicarle al médico sus síntomas, que éste le haga una receta y ¡chau vuelven a su casa! Si su caso se revela delicado (¡esperemos que no!), el médico los va a derivar hacia un especialista donde tendrán que sacar un turno. Paciencia…

Hacerse un análisis

Ya conocen la canción, acá también hay que esperar. Cuando tengan los resultados (al cabo de unas semanas a veces) tienen que volver a ver el médico que les hizo la receta. ¡Acuérdense de sacar turno lo antes posible! No se olviden de llevar un buen libro para burlar la espera… ¡y recuerden que a pesar de todo tienen suerte de poder tener acceso a un servicio gratuito de salud!

A tener en cuenta:

– Los turnos para especialistas se sacan por teléfono y la mayoría de las veces se requiere una receta hecha por su médico de cabecera.

– Odontología : Pedir turno por teléfono. La obra social suele cubrir la mayor parte de los gastos (dependiendo de la obra y del arreglo)

– Trabajo y enfermedad : tienen derecho a días por enfermedad (la cantidad que establezca el médico) y todos los gastos son cubiertos por la obra social.

– Si ya no trabajan, su obra social sigue teniendo vigencia por tres meses más.

– Además de la obra social, pueden contratar un seguro que les propone un mejor servicio y ciertos privilegios, por una cuota mensual. Podrán acceder a clínicas privadas y ciertas ventajas como por ejemplo una cirugía estética sin cargo después de un año de contratación. ¡Si siempre quisieron hacerse las tetas, es ahora o nunca!

– Si trabajan de forma “independiente” o como monotributista (inscripto en la AFIP), pueden inscribirse en la obra social del sector que les corresponda (periodistas, diseñadores…). El funcionamiento es similar al de la relación de dependencia con la diferencia que ahora son ustedes los que tienen que aportar.

Direcciones útiles:

http://www.monotributo.com.ar/obras-sociales-para-monotributistas.php