Buenos Aires “gay-friendly”, una ciudad con todos los colores

buenos aires gay friendly
Foto: Facebook Marcha del Orgullo Gay

Buenos Aires ha trabajado durante varios años para convertirse en una ciudad inclusiva, abierta y diversa. Aún con cuestiones para resolver, ha logrado posicionarse entre las diez mejores ciudades del mundo según los British LGBT Awards y es referente dentro de la región.

No queremos traerles una lista de lugares “gays”, por la sencilla razón de que no existen. Todos los lugares son para todos y los encasillamientos son ilusiones que sería mejor erradicar. Por razones de afinidad, de inercia histórica, de temática; existen lugares más frecuentados por un público homosexual, trans, drag, queer, o cualquiera que no se identifique con la matriz heterosexual cisgénero. Por eso, nos gustaría que esta guía ayude a los turistas, a los recién llegados que planean vivir en la ciudad o a los que no saben, sean locales o no, para que conozcan donde divertirse, donde escuchar música, dónde conversar, donde preguntar y donde siempre se sientan cómodos.

Pasado y presente

Los inicios de la comunidad no son felices, pues surgieron a partir de la censura y la necesidad de apartarse para no ser discriminada y criminalizada. Los primeros “boliches gay” surgieron en los 80. En la década siguiente comenzó la militancia, personificada, por ejemplo, en Carlos Jáuregui. Él fue el primer presidente de la Comunidad Homosexual Argentina (CHA), el fundador de la asociación Gays por los Derechos Civiles y quien organizó en 1992 la primera marcha del orgullo gay. De ahí que la estación de la línea H de Av. Santa Fe y Av. Pueyrredon lleve su nombre en homenaje.

Afortunadamente, la Argentina ha progresado mucho en estos últimos años para otorgar derechos a las personas que no se identificaran con los modos de vida prescriptos por la heterosexualidad. La ley de Unión Civil en 2002 y más tarde la ley de Matrimonio Igualitario en 2010 permitieron que las personas del mismo sexo pudieran casarse y gozar de iguales derechos que una pareja heterosexual. Además, la ley de Identidad de Género, sancionada en 2012, considera que la identidad es un derecho y que las personas pueden cambiar su documento o modificar su biología si así lo desean.

Eventos multitudinarios y festivales

La ciudad tiene muchos eventos multitudinarios asociados a la comunidad LGBT+. El más conocido probablemente sea la Marcha del Orgullo Gay, fiesta callejera y congregación de movimientos activistas que luchan cada año con diferentes consignas. Se organiza en el mes de noviembre, igual que el Festival Internacional de Tango Queer. El tango queer busca desasociar el sexo de los roles impuestos en esta danza. Si a alguien le interesara practicarlo, pueden consultar la página Tango Queer Buenos Aires. Por último, el festival Buenos Aires Diversa (información actualizada en la página del Gobierno de la Ciudad), que sucede en el mes de agosto, articula una multiplicidad de espacios donde suceden charlas y eventos relacionados con la comunidad LGBT+.

*LGBT+: se refiere a las personas cuya sexualidad no es exclusivamente heterosexual, a saber, Lesbiana (L), Gay (G), Bisexual (B) y Trans (T). El signo + se ha agregado para incluir nuevas identidades como “asexual”, “intersex”, “queer”, etc.

Centro Culturales y Arte

Uno de los más destacados centros culturales es Casa Brandon. Este lugar no es ni más ni menos que eso: una casa donde sentirse a gusto, dónde escuchar poesía, donde hacer yoga, practicar talleres, ir a ver arte y muchas cosas más. Casa Brandon nació en el año 2000 para cambiar la fisonomía aún clandestina y estereotipada de la comunidad LGBT+ y volverla abierta. Por otro lado, el Club de Osos de Buenos Aires es un club social que reúne a homosexuales masculinos. Si bien el estereotipo del oso suele asociarse con una masa corporal elevada y una cantidad generosa de vello, el club acepta a todos los que se consideren osos, más allá de su aspecto, y a los admiradores de los osos también. Por último, Feliza es un club social y cultural que se está imponiendo por muchos motivos: su buena onda, su ambiente chic, su barra y sus fiestas. Además, también organizan otras actividades, como presentaciones de libros y ciclos de teatro queer.

Cafés y restaurantes

Durante el día pueden ir a los dos cafés con temática LGBT+ que tiene la ciudad: Pride Café en San Telmo, y Maricafé en Palermo. Este último además es una librería especializada en contenido de género, y donde se organizan tertulias y lecturas. Por otro lado, Babieca es un restaurante que durante el día se especializa en pizzas y pastelería, pero que de noche es frecuentado por personas que quieren hacer previa para ir a los boliches cercanos.

La noche

Para la noche, la oferta es realmente variada y depende del día de la semana. Es sabido que la noche porteña nunca se detiene, y la comunidad LGBT+ particularmente la rompe. El número de fiestas es enorme, cada una con su impronta, su música, sus números vivos, etc. Les dejamos un catálogo con información útil de lugares a dónde ir y breves descripciones para que se orienten.

Boliches y bares:

Amerika: boliche histórico con dos pistas (electrónica y latina), público variable
Contramano: boliche histórico (abrió en 1984) y su público suele ser mayor a 35 años.
Km Zero: boliche histórico, que tiene show de transformistas
Sitges: bar que luego se convierte en boliche, con show de transformistas
Glam: casa chorizo con dos pistas, una electrónica, y otra con música ochentosa latina en castellano y en brasileño.
– Travestia: abrió en 2016, el primer Drag Club del país, dirigido por Le Brujx.
– Peuteo: bar, que deletrea la palabra ofensiva “puto”. Tiene noches temáticas (karaoke, lipsynch, drags, etc.).
– Baile de disfraces en La Confitería: organizada por Alejandro Ros, con música electrónica.

Fiestas:

Macho: público joven, música latina, tiene presencias de drags y bailarines
Club69: fiesta histórica gay-friendly, con shows, drags, y Dj’s. En Niceto Club.
Plop: música pop, público joven. Número vivo de baile y comedia. En Teatro Vorterix.
Puerca: música latina, cumbia, reggaetón. Espectáculo de bailarines. En Teatro Vorterix.
Human: música electrónica/comercial, hay una pista de música latina. Suele traer personalidades de “RuPaul’s Drag Race”, célebre show de drags. En Crobar.
La Bresh: fiesta chic e indie, organizada por el músico Louta.
-Otras: Whip, Glitter y Warhol.

La lista puede seguir creciendo, igual que la comunidad LGBT+ que pasó de la clandestinidad a convertirse en una fuerza de transformación y en un espacio de creación.