Charlone, la verdadera “cerveza de la casa”

Charlone Colegiales
Foto: Facebook de Charlone

Charlone es un bar de cerveza fuera de lo común, ya que sirve la pinta más local que pueda existir elaborada en el mismo sitio donde se sirve. Una vez que ingresamos a este  edificio antiguo, una típica casa chorizo de Buenos Aires, nos encantó la enorme ventana a la calle, el patio invadido de plantas y decorado con un enorme mosaico colorido. Las paredes de ladrillo a la vista y los accesorios de madera reciclada crean realmente un ambiente cálido y con un toque rústico.

Contrariamente a lo que indica su nombre, Charlone no se encuentra sobre la calle Charlone sino sobre Freire, en pleno corazón de Colegiales. Fuimos allí por consejo de un amigo, un “bon vivant” que aprecia el buen comer y así como conoce el tema, también es exigente en cuanto a calidad se refiere. Llegamos un sábado a la noche, ya era tarde y el bar estaba repleto: ni un lugar para sentarse. La espera no fue larga a pesar de la cola,  y una vez instalados, el servicio se mostró eficiente inclusive con la cantidad de personas que había.

¡Por supuesto la cerveza no decepcionó! De los estilos propuestos, dos son de la casa. La APA y la Bitter se producen en el lugar y el resto va cambiando, proviniendo de distintas cervecerías. ¿No nos creen? Los barriles se encuentran en la casa y están a la vista de todos. Beber una cerveza en Charlone es como comer un asado en una estancia, o comer una manzana directo del árbol. Si la fabricación de la cerveza les interesa, el bar organiza regularmente visitas guiadas por sus instalaciones. Lo mejor es que además de terminar la visita con información sobre malta y fermentaciones, podrán disfrutar de una degustación al finalizar el recorrido.

La sorpresa de Charlone también fue el menú que va más allá de las clásicas hamburguesas. La oferta es variada y propone más que nada tapas con ingredientes de calidad. Nosotros como buenos franceses nos tentamos con nuestra mayor debilidad: los quesos y la bruschetta que combina berenjenas y queso brie fundido nos derritió de amor, literalmente. Nuestra única decepción: no haber podido disfrutar del patio, que aquella noche estaba invadido. Nada que no se pueda solucionar con una nueva visita. Si quieren seguir degustando cervezas artesanales por el barrio, les recomendamos enfilar para el lado de Buena Birra Social Club y si quieren una cerveza en un contexto más rock, lo mejor es ir a el Escandinavo.

Charlone
Ramón Freire 745 – Colegiales
Tel: 5221-3729
De lunes a sábado desde las 18h
Precios: $ $