La unión convivencial, pasos para legalizar su “nido de amor”

union convivencial

La unión convivencial es una opción interesante para aquellas parejas que no están listas para intercambiar anillos pero que desean darle un marco oficial a la relación.

¿En qué consiste?

Una unión convivencial es la relación entre dos personas que no están casadas pero que viven juntas. Dato interesante: es igualitaria al igual que el matrimonio y aplica también para parejas del mismo sexo.

- Anuncio -

¿Cómo se hace?

Deberán realizar la unión convivencial en un registro civil que corresponda a la zona de su domicilio. La información presentada aquí se refiere al procedimiento de registro civil de Buenos Aires Capital, ubicado en el Microcentro. Aunque se supone que este procedimiento es el mismo en todas partes, es posible que haya diferencias si lo hacen en otro lugar.

Condición para realizar la unión:

  • Convivir con su pareja durante al menos dos años.

Para los extranjeros, es posible que verifiquen los sellos de entrada al país a efectos de corroborar las fechas. Pero estos controles son muy aleatorios y los agentes pueden ser más o menos flexibles.

La residencia donde han convivido durante dos años debe estar dentro de la zona que corresponde al registro civil donde realicen el trámite. Esto quiere decir que si se presentan en el registro civil de Buenos Aires Capital, se supone que convivieron en Buenos Aires durante dos años. Una vez más, las verificaciones no son muy sistemáticas y algunas personas se muestran más tolerantes que otras.

Documentos que deben presentar:

  • DNI de cada cónyuge y fotocopias de los mismos

Si alguno no tiene DNI, no desesperen. Les pedirán pasaporte en regla y una fotocopia. Oficialmente, es obligatorio que al menos uno de los dos cónyuges posea un DNI con una dirección correspondiente a la zona del registro civil.

  • Un certificado de domicilio ante escribano

Deberán contactar a un escribano público para hacer este documento. Nótese que en mi caso, después de tramitar este requisito, tuve que tratar con un nuevo agente que se hizo cargo de mi expediente y me dijo que no lo necesitaba. Lamentablemente, podrán constatar que en Argentina hay burocracia como en todos los países.

Otra cosa para tener en cuenta: si alguno de los dos cónyuges no es argentino, seguramente verificarán que hable bien español. Si es necesario, un traductor público podrá realizar la traducción oral durante la unión.

Una vez presentados todos los documentos y habiendo completado todos los formularios que se les entregarán, deberán pagar una pequeña tarifa y presentar el ticket de pago. Recién en ese momento les brindarán la fecha para realizar la unión, que generalmente es a los quince días.

Una semana antes de la fecha, tendrán que llevar el DNI de dos testigos (atención: ¡se les pide DNI, no pasaporte!). Sus testigos no pueden ser miembros de la familia. Deberán presentarse el día de la unión para confirmar que efectivamente conviven con su cónyuge desde hace dos años y es necesario que sepan hablar bien español.

El gran día

El día de la cita tienen que llegar 30 minutos antes. Se los conducirá hasta una sala bastante grande y de aspecto oficial, que también se utiliza para los casamientos. Además de sus testigos, podrán invitar a otras personas si lo desean. La ceremonia es bastante rápida: dura menos de 15 minutos y el juez realizará preguntas a los testigos y a los cónyuges, y para terminar todos firmarán los distintos papeles correspondientes.

La unión convivencial tiene algunas ventajas interesantes como poder beneficiarse con la cobertura médica de sus cónyuges. También les da derecho a solicitar un DNI en Migraciones (que podrá tener carácter permanente si su cónyuge es argentino o de carácter temporario si es extranjero).

Traducción: Agustina Pasqualini