Tres Monos, el bar que queríamos tener cuando soñábamos con un bar

3 tres monos bar palermo
Foto: Instagram 3 Monos Bar

Entrás a una casa casi como si fuera la de un amigo – un amigo que tiene bastante dinero, por cierto. Elegís sentarte en la barra, y en segundos ya te dan la bienvenida con una sonrisa y te pregunten qué tenés en mente. Si los conocieras, serían tus amigos íntimos. Si no los conocés, no vas a notar la diferencia.

La carta te va a intrigar por lo corta pero trabajada y fresca. Es tu primera vez en Tres Monos, pero vas a sentir que volviste a tu lugar favorito.

- Anuncio -

Está difícil sorprender a Buenos Aires. Nos encantaron con bares sofisticados de tragos con nombres largos, nos intrigaron con los clandestinos, nos mimaron con los bares populares que sirven cócteles en promo y tapas cancheras, nos invitaron a visitar nuevos barrios que también ofrecen lugares de lujo. También, acompañamos el recorrido de los bartenders por cada nicho de la ciudad, experimentamos propuestas temáticas, y hoy hasta podemos hacer cursos de coctelería en muchas de estas sedes.

¿Qué nos queda por descubrir y – más importante – qué nos resta beber?

Sebastián Atienza, bartender referente y legendario del país, es una de las cabezas de estos tres monos sabios ubicados en Palermo (aunque el bar no está ni en el epicentro del ruido ni tampoco exhibe muchedumbres agolpadas en la puerta).

Los otros cerebros pensantes que le dan vida a los originales cócteles-monos son Manuela Diker (antes Kinky Bar) y Esteban Varela.

¿Por qué “tres monos”? Representan las célebres esculturas japonesas que no ven, no escuchan ni hablan, pero más que un concepto de la justicia acá tienen que ver con la capacidad de un bartender de mantenerse al margen y siempre al servicio del cliente, el verdadero protagonista.

Por eso también la propuesta breve y atrapante de cócteles (y platos), que de paso se complementa con la expectativa de quien se ubique en los taburetes a ver suceder la magia.

Para muestra basta un ejemplo: uno de sus innovadores cócteles es el “Milkicilin”, que toma la base de un Penilicin pero esta vez se basa en un Johnnie Walker Black macerado con jengibre y limón y clarificado con leche. O el “Ascendente En Mono”, con Monkey Shoulder macerado con palosanto, ruda, sal de Jujuy y un cordial de naranja, membrillo y vino blanco. Ya es emblema el Grosera, con grosellas blancas y sidra de pera, entre otros ingredientes. Y hasta le abrieron las puertas a la garnacha de Desquiciado combinada con gin Apóstoles y cognac para otro de sus cócteles exclusivos. De ahí en adelante todo es experimento (y mucho de aprovechar bebidas y productos locales).

Comer aquí no es tan sólo acompañar las copas: todo tiene su peso específico. Tempura de palta y champignones, empanadas de matambre a la pizza, arroz tres leches y otras incorporaciones con recetas de chefs amigos.

Y si bien Tres Monos no es un bar del tipo speakeasy, la vibra de sentirse parte de algo íntimo que sucede esa (y cada) noche en una casa cualquiera de la ciudad, la carta que parece garabateada en papel, la soberbia selección de música, las discretas fotos que ilustran sus redes sociales, todo hace sentir que está hecho a medida de unos pocos.

Ni siquiera es cómodo hacerse a la idea de que Atienza es uno de los bartenders más reconocidos del país, porque para él cada charla y cada cóctel tienen carácter notable y a esos efectos destina tiempo y cortesía.

Todo en Tres Monos tiene aspecto de souvenir, de anécdota fotografiable, así sea en la memoria del que quiere mantenerlo secreto y no viralizable. Eso sí, sospechamos que varios nos volveremos habitués de esta casa de amigos que le rinden culto al buen vivir.

Tres Monos Bar
Guatemala 4899 – Palermo
Lunes a jueves de 19h a 01h30, viernes de 19h a 03h30
Sábados de 20h a 03h30, domingo 20h a 01h30
Precios: $ $ $

Comunicadora, especialista en redes sociales e inquieta seguidora de la cultura local a través de los platos, los tragos, los bares clásicos y los refugios secretos.