Serendipity, el café que no deja nada librado al azar

Café Buenos Aires Palermo Serendipity
Foto: Facebook Serendipity

Serendipity (“serendipia” en castellano) es el hecho de descubrir una cosa mientras que en realidad estaban buscando otra. No pudo haber recibido mejor nombre este pequeño café de la calle Bonpland en el barrio de Palermo. La primera vez que fui, fue para probar su especialidad (el café) y salí de allí habiendo descubierto por fin, mi lugar preferido para ir tomar una excelente taza de té.

Si bien lo azaroso tiene un papel importante en el concepto de la serendipia, aquí los productos son buenos ¡y no es mera coincidencia! Daniel, el dueño del establecimiento, elige con cuidado el café que sirve. Nos confió que probó muchos antes de encontrar finalmente el que iría perfecto para Serendipity. Otra razón del éxito de sus bebidas es el talento de sus dos baristas. Como buenos expertos, ellos pueden no sólo preparar un delicioso café, sino que también responderán a todas las preguntas que tal vez nunca antes se les ocurrió preguntar sobre el tema.

Juntos han decidido aferrarse a una carta simple y para ello proponen sólo los grandes clásicos: Expresso, Macciato, Flat White e incluso el Americano. Aquí la importancia se centró en el gusto del café y no es cuestión de intentar taparlo con otros sabores. Nos encontramos también con toques de originalidad que permiten a Serendipity sobresalir entre otros cafés porteños. Por ejemplo, las tazas que van revelando motivos a medida que van degustando su bebida, es uno de los detalles que más me gustan. Pero si no se impresionan con las tazas, pueden simplemente pedir el “Serendipity” (el café insignia de la casa) y les servirán su Capuccino directamente ¡en un cono!

Y aun cuando el café es la infusión central de Serendipity, también se sirven deliciosos tés: mi preferido es el “Buddah Chai”, una mezcla de té negro y especias. Y por último, si al final del día, prefieren el vino a las infusiones calientes, no hay problema, en Serendipity pensaron en todo y tendrán a elección algunos de los vinos seleccionados de la bodega Salentein.

Serendipity es el proyecto de toda una familia y cuando el dueño no está presente, su mamá los recibirá. Así sean habitués o clientes nuevitos ¡lo que es seguro es que siempre se sentirán como en casa!

Serendipity
Bonpland 1968  – Palermo
Lunes a viernes de 08h a 20h
Sábados de 17h a 22h y domingos de 11h a 20h

Precios: $ $  

Traducción: Agustina Pasqualini