Ol’days, deliciosa pausa cerca del río

En búsqueda de los mejores cafés de Buenos Aires, nos encontramos con esta perla rara en una de las calles paralelas a los diques de Puerto Madero. Y el lugar no fue elegido de casualidad. Cercano al agua, recuerda la costa de la ciudad natal de las tres propietarias, dos hermanas y una amiga de la infancia, y es donde decidieron instalar su café restaurante. El árbol del exterior reúne al pie algunas mesas lo que también recuerda la casa de familia, donde la costumbre era recibir amigos y familiares para compartir alguna delicia preparada por la abuela. Conocedoras del mundo del café, se juntaron naturalmente para ofrecer, cual detonante de recuerdos, un espacio para saborear y compartir con la misma generosidad lo que las hizo crecer, taza de café en mano.

Para lograr esta tarea, las tres socias recurrieron al savoir-faire de los maestros del Coffee Town. Por eso reconocerán en sus tazas las notas de fruta y azúcar de los granos tostados de estos últimos. Los aficionados del café de filtro podrán degustar los sabores de los granos procedentes de Honduras y Sumatra, mientras que aquéllos que prefieran los cafés cortos como el espresso o el ristretto, degustarán una mezcla de cafés de Bolivia, Guatemala y Brasil. Los que se atrevan a los nuevos sabores, no dejen de  probar una de las creaciones de la casa: el cococcino, un capuccino a base de coco.

En la cocina, el libro de recetas secreto de la abuela es el que comanda. Los productos siempre son de buena calidad y ningún alimento servido tiene aditivos o conservantes. Para el desayuno o merienda, les advertimos que tendrán frente a ustedes un gran dilema: elegir entre una torta de zanahorias y nueces, o una de peras, jengibre y chocolate o una tarta de dulce de leche a base de coco. Su masa crocante es una delicia. Salada o dulce, la comida siempre es artesanal y los fines de semana también pueden optar por un  rico brunch.

La atmósfera cálida por excelencia hace que nos sintamos como en casa. Sin duda es toda esta mezcla de la calidez de la madera de su mobiliario, las plantas y la luz suave sin olvidarnos de la amabilidad del equipo que recuerda perfectamente las costumbres de cada habitué, un poco como si fuéramos también parte de la familia. No se habla más, ¡conquistaron nuestro corazón y… nuestro estómago!

Después de esta pausa glotona y habiendo suficiente energía podremos seguir paseando por la reserva o por la Colección Fortabat, a pasitos de allí.

Ol’days
Olga Cossettini 1182 – Puerto Madero
Tel: 5775-0317
Todos los días de 8h a 21h.
Precios: $ $