Nemuri, noches de sushi en íntimo

Nemuri belgrano
Foto: Facebook de Nemuri

Cuando subí las imágenes de mi cena en Nemuri a mis Instagram Stories, recibí varias respuestas casi de forma inmediata y todas compartían la misma inquietud: “¿Es caro?” “Siempre he querido ir pero tengo miedo de los precios”, etc. Lo que me hizo darme cuenta de que la gente tiene miedo de salir a comer sushi y cada vez más está quedando como un plan sólo para ocasiones especiales y un “capricho innecesario” que no entra en los planes de la vida cotidiana.

Si el sushi va quedando como un “capricho innecesario”, son tiempos más complicados de lo que pensé.

- Anuncio -

A todos les respondí lo mismo, que no estaba muy al tanto de los precios actuales como para comparar, porque he estado de viaje algunos meses (período de tiempo en que todo puede cambiar drásticamente en Argentina) y que de por sí no suelo cenar mucho sushi afuera. Pero también les dije que en general, no sólo NO me parecieron demasiado altos los precios de Nemuri; sino que hasta creo que podrían cobrar más por lo que ofrecen (¡cruzo los dedos para que no!)

Este local en una esquina de Belgrano es súper pequeño y compacto; así que de entrada ya te sentís especial. Mesitas pequeñas y luces bajas, ideal para tórtolos. La atención es relajada pero atenta, un buen balance entre sentir que estás comiendo afuera y sentir que estás en confianza. 

Como yo había escuchado hablar del “Ceviche Nemuri” (salmón, pulpo, langostinos y pescado blanco) quería probarlo sí o sí, esa parte no era negociable. Así que lo pedí dentro de la degustación de ceviches que te permite probar 2 ceviches de la carta. Para mi sorpresa, el ceviche de salmón rosado que elegí como segunda opción, fue el que más me cautivó, aunque los dos estaban muy ricos. El pescado se sentía fresco y las porciones generosas: los pequeños bowls están llenos de pescado hasta el tope, tanto así, que los chips crocantes de batata y el maíz cancha están servidos aparte, como para demostrar que no están sirviendo “humo”.

Pedimos sushi dulzón para compensar: “white sweet” con salmón, surimi, pepino, phila, praliné y salsa de maracuyá; y “sweet passion” con phila, mango, salmón panizado y salmón flambeado, salsa de maracuyá y togarashi (mezcla de especias japonesa). Ricos y de buen relleno, nada de sobrecompensar con arroz. Igual me han recomendado mucho el roll “yellow” con mango y guacamole.

Pedimos el postre de la casa con mousse de té verde matcha, biscuit de pistachos, cremoso de maracuyá, frambuesas, vainilla, sésamo y jengibre. Las texturas quizás no eran las esperadas aunque la presentación es muy linda. Digamos que cuando vuelva voy a comer tanto sushi como pueda sin preocuparme por dejar espacio para el postre. Hay carta de vinos y cervezas asiáticas.

¿Es un capricho el sushi? Quizás. Pero innecesario nunca. ¿Inalcanzable? menos. Buen sushi, en un local lindo con excelente atención, a un precio relativamente bueno, sí es posible. Y además pueden planificar pues tienen los precios publicados en su sitio web. Ah, ¿Les comenté que los palitos son comestibles? Uy perdón, tenía que haber empezado con eso. 

Nemuri Sushi
Moldes 1502 – Belgrano
Tel: 4784-5807
Martes a domingo de 12h a 0h
Precios: $ $