Los telos, esa institución porteña

¿Qué son los telos? ¿Cómo son? Una guía para extranjeros (o principiantes) de los telos argentinos.


 

Todos los extranjeros viviendo en Buenos Aires, en sus primeras semanas en la ciudad, habrán pasado por el momento de preguntarse qué es un telo, y habrán sentido, casi inmediatamente, una curiosidad intensa por averiguar un poco más (y hasta experimentarlo en primera persona…)

Aunque no es difícil entender de qué se trata, pero puede resultar muy divertido explorar un poco más el mundo fascinante, kitsch y hasta vintage, podría decirse, de los telos porteños.

¿Qué son los telos?

El telo es un hotel de paso, también llamado motel o “albergue transitorio”.

Si provienen de un país latinoamericano, no hace falta explicar su funcionamiento, pero para los que aterrizan desde otras latitudes, explicamos: el telo es un lugar donde la habitación se alquila por hora para compartir con quien quieran, usualmente en un contexto físico íntimo (guiño guiño).

Se puede alquilar la habitación por turnos (generalmente 2 o 3 horas) o por toda la noche (pernocte). Los telos están por toda la ciudad y los precios varían en función del barrio y de los servicios.

Ya sea para una cita express, una noche espontánea, un encuentro que conviene mantener discreto, un reencuentro con un viejo amor o un juego con la pareja… el telo forma parte de la cultura argentina desde siempre.

¿Cómo son los telos?

Depende. En muchos casos la onda suele ser kitsch, un poco retro, rayando incluso en lo bizarro. Todo es parte de la experiencia. Algunos telos son temáticos. También hay telos de más alto nivel que se acercan más a un hotel tres estrellas, ponele.

A primera vista se reconocen por su fachada, con neones, una arquitectura pseudo-moderna, a veces discreta y otras veces no tanto, incluso con estatuas clásicas como leones o esfinges.

Generalmente se acostumbra entrar en coche a un parking privado. En la recepción, detrás de un vidrio oscuro, el/la recepcionista le informará los precios y la disponibilidad. La habitación se paga por adelantado.

La arquitectura del lugar está pensada para evitar las miradas indiscretas, por eso dan la impresión de estar completamente desiertos. Es raro cruzarse con alguien en el parking o en los pasillos. 

Una vez dentro de la habitación, las características pueden ser muy variadas: espejos, jacuzzi, computadoras, canales porno, cama de agua, juguetes temáticos. 

El lugar ofrece además todo lo necesario para el aseo (previo y/o posterior): toallas, jabones, champú, cepillo de dientes y hasta gorra de baño. Perfecto para salir de ahí sin levantar sospechas.

Puede haber servicio a la habitación con gaseosas, café, bebidas con alcohol, hasta preservativos y distintos tipos de herramientas. Cuando esté a punto de terminar el turno, van a recibir un llamado de la recepción o una voz en off le informará que les quedan 15… 10… 5 minutos… bip bip bip.

Algunos telos en Buenos Aires

? L’Hirondele (buenas reseñas de servicio y limpieza)

? Armenón (estética galáctica)

? Faraón (casi de lujo) 

? Platino (BBB)

? Kansas City (¡tiene una habitación con jaula!) 

? Dissors (con las comodidades de un hotel cinco estrellas) 

? Para más opciones recomendamos: tualberguetransitorio.com.ar


Y para hacer la previa del telo, pasen por:

 

Eva Contreras
Eva Contrerashttps://www.instagram.com/discover.buenosaires/
Fotógrafa, poeta y DJ. Directora Editorial de Buenos Aires Connect. Estoy buscando algo.
12,737FansMe gusta
11,712SeguidoresSeguir
1,505SeguidoresSeguir

¿QUÉ HACEMOS ESTE FINDE?

Recibí los mejores planes para el finde directo en tu mail!