«Piedra Sentada, Pata Corrida», farsa civilizatoria

Esta comedia desopilante del director Ignacio Bartolone, cuenta las andanzas de los últimos integrantes de una tribu de indios de la Patagonia argentina, los Lechiguanga, que intentan conservar a duras penas los vestigios de su cultura en plena colonización.

Al ver desdibujarse su mundo, los Lechiguanga caen en el canibalismo, metiendo la cultura con la carne y abonando la tierra con una mezcla de confusión y culpa. Al fagocitar al blanco el indio se vuelve esclavo de su curiosidad: come la manzana prohibida de querer ser otra cosa, y su identidad muta a un masacote inentendible que dará origen al tenso gen argento, catarsis de múltiples culturas devoradas sin un atisbo de digestión.

Se les suma un joven español, Luciano Ceballos, soñador e ingenuo, que cree profundamente en su aporte civilizatorio. Aburrido por la falta de glamour de la pampa argentina, se emborracha en absurdos sueños de progreso. Sin embargo, los salvajes tienen otros planes para el amistoso europeo.

El texto es increíblemente creativo, ya que mezcla prosa gauchesca y castellano clásico con dialectos villeros modernos. Se disfruta muchísimo por su bellísima sonoridad y se festeja su gran audacia. La obra también plantea un tema muy actual en nuestra sociedad como lo es la identidad sexual y el cuestionamiento del patriarcado. El nuevo mundo abre posibilidades inimaginables, que en Europa hubieran sido inaceptables. El histrionismo es muy accesible en este desierto donde nadie juzga ni regula.

Luego de que termine la obra, aproximadamente a la medianoche, se puede visitar la milonga El Beso a sólo una cuadra del teatro, o ir a comer comida coreana a Bi Won.

“Piedra Sentada, Pata Corrida” en La Casona Iluminada

Av. Corrientes 1979 – Centro

Reservas: 4953-4232

Viernes a las 23hs

Entradas en Alternativa Teatral

AR$ 80

 

Foto: Alternativa Teatral