Miramar, la ciudad de los niños eternos

Miramar

También conocida como “La Ciudad de los Niños”, Miramar es una de las ciudades balnearias preferidas por las familias con niños pequeños y por la colectividad judía en Argentina. La misma se fundó a fines de siglo XIX sobre la estancia “El Saboyardo” (nombre sugerido por el administrador de la misma, nacido en la Saboya francesa).

Hasta hoy, es el único balneario de la provincia de Buenos Aires cuya rambla puede recorrerse en bicicleta: el paseo costanero tiene una ciclovía de 15km. Todos los veranos se desarrollan diversas actividades culturales judías, como clases y muestras de rikudim (danza del pueblo de Israel). Además, cada febrero se celebra un homenaje a las víctimas del atentado de 1994 contra la Asociación Mutual Israelí Argentina (AMIA), junto a un monumento alegórico.

Uno de los principales atractivos naturales es el famoso Bosque Energético (o “Bosque Oscuro”, como también se lo llama). Se trata de un denso pinar forestado con el propósito de fijar las dunas pero que presenta una característica peculiar: en su centro, el lugar se vuelve totalmente sombrío y la luz solar no encuentra forma de llegar al suelo. El lugar hoy está plagado de leyendas de todo tipo, desde centro de magnetismo con existencia de flujos telúricos, hasta la ionización ambiental, energía cuántica, cábalas y la antigua existencia de un cementerio indígena.

A 40km sobresale Mar del Sur, balneario conocido por albergar el hotel más antiguo que queda en pie en Argentina, construido en 1889. Se trata del Boulevard Atlántico, una casona de 3.000 metros cubiertos, techo de pizarra francesa, noventa habitaciones, pisos de pino tea y cerámicas de porcelana inglesa. Debutó alojando a ochenta familias de inmigrantes judíos que estaban de paso hacia su destino final, las colonias santafecinas fundadas por el barón Hirsch.

Su inauguración coincidió con la crisis argentina de 1890 y el banco que lo financiaba quebró. Su titular se suicidó y el prometido ferrocarril nunca llegó, por lo que el hotel quedó completamente abandonado por más de 100 años, sin turistas ni empleados. El edificio fue recientemente adquirido por una firma hotelera y hoy se encuentra en proceso de restauración, próximo a su reinauguración.

Cómo llegar:

En auto: desde el centro de Buenos Aires, tomar la autopista a la ciudad de La Plata y, luego del peaje de Hudson, tomar el desvío a Ruta 2, hasta el final. Al llegar al centro de Mar del Plata, tomar la avenida costanera Peralta Ramos, que se transforma en la ruta provincial 11, uno de los caminos marítimos más espectaculares de Argentina, que bordea acantilados y bosques. Duración del viaje: 5h.

En tren: desde la Estación de Constitución, Ferrobaires ofrece un servicio expreso semanal a Mar del Plata, distante a apenas 60 km. El mismo parte los días jueves y vuelve los sábados. El viaje se completa con buses de corta distancia que salen desde Mar del Plata con frecuencia de 1 hora. Duración del viaje: 8h.

En bus: desde la Terminal de Retiro, más de 8 líneas de ómnibus ofrecen servicios diarios a Miramar. Duración del viaje: 6h.

En avión: Aerolíneas Argentinas ofrece vuelos diarios desde el Aeroparque metropolitano Jorge Newbery (Palermo) hasta Mar del Plata, distante a apenas 60 km. El viaje se completa con buses de corta distancia que salen desde Mar del Plata con frecuencia de 1 hora. Duración del viaje: 1h35.

Foto: Luis Beltrán