Hacienda, café de doble altura

Hacienda palermo
Foto: Facebook de Hacienda

Uno entra al local de Hacienda y la mirada se te va para arriba: el techo de doble (más bien triple) altura concede una sensación de amplitud y libertad de movimiento que choca un poco, en el buen sentido, pues no es lo más común en el radio cafetero alrededor de Plaza Armenia. Y la mirada se queda allí arriba un rato más, haciendo doler el cuello, pues en el techo está armada una estructura artística de 1200 piezas digna de una exposición temporaria en el Recoleta o el Moderno.

Después lentamente la mirada baja y el cuello descansa; hacés un escaneo rápido por el espacioso salón y descubrís que hay un segundo piso, más pequeño como si fuera un loft, que ofrece privacidad y un balconcito para admirar las dimensiones del local. Y debajo, ya en el fondo, dos hamaquitas blancas en la esquina.

Corriste tan rápido a sentarte en las hamaquitas y columpiarte, que ¡uy! se te olvidó que de hecho viniste porque querías tomar un café, y ni siquiera miraste el menú. Bueno, te acercás a la barra y te reciben con sonrisas y con paciencia. En la carta hay café de especialidad con granos de Brasil y Colombia. Vas a hacer contacto visual con la monumental torta “Hacienda” que está orgullosamente exhibida en el mostrador – bizcochuelo cremoso con cerveza y café- pero como te sentís tímido vas a pedir mejor una tostada con palta o unos huevos revueltos. Ya vas a probar la torta cuando vuelvas.

Gracias a que los dueños son de Venezuela, también es posible probar cosas de allá como los “golfeados”, parecidos en aspecto a un roll de canela pero muy diferente: queso, azúcar mascabo y un toque de anís. Ésta gente tenía una pequeña tostadora de café en su país natal donde producían café de los Andes venezolanos (de hecho, el sueño sigue siendo superar los obstáculos de la burocracia argentina para ofrecer aquí, entre tanto grano colombiano, un poquito del nostálgico café de Venezuela).

Quien escribe ya probó el flat white, el latte, el chocolate caliente y también la chocolatada fría. Ah, y los batidos de frutas. Todo aprobado. Pero si realmente me piden que destaque algo de Hacienda no sería la calidad del café (que quiero dejar claro, es excelente). En un radio de pocas cuadras están muchos de los mejores cafés de la ciudad, así que la competencia es dura. Lo que resalta es la hospitalidad. Desde el principio, hay una clara intención de hacer sentir cómodo al que visita. La atención, el diseño sumamente cuidado de cada detalle del local, la variedad en el menú, los diferentes ambientes, el hecho de poder quedarse horas trabajando en la compu o hablando con una amiga en la vereda; sin sentirse presionados a pedir otra cosa o a desocupar la mesa. La hospitalidad de la casa venezolana.

Hacienda Coffee Company
Armenia 1929 – Palermo Soho
Tel: 4492-5520
Martes a domingo de 9h a 21h
Precios: $ $