Michael Cooper y los Rolling Stones, una historia de padre e hijo

Se inauguró en el Centro Cultural Borges «Stones 50», una muestra que reúne 100 fotografías inéditas de los Rolling Stones, desde la mirada del legendario fotógrafo británico Michael Cooper (1941-1973), íntimo amigo de la banda, recordado por muchos como uno de los mejores fotógrafos de su época. Su hijo Adam Cooper junto con su esposa argentina Silvia Cooper eligieron el Centro Cultural Borges para mostrar por primera vez en Buenos Aires una parte de la gran colección de Michael Cooper. Tuvimos la suerte de encontrarnos con ellos para una entrevista ; ella es editora, él es fotógrafo y trabaja en cine, y cómo dice, lo lleva «en la sangre».

¿Cómo empezó el proyecto, y por qué en Buenos Aires?

Porque los dos vivimos en Buenos Aires, con nuestra hija. Silvia y yo estuvimos trabajando en el proyecto durante dos años y medio, buscando los sponsors, el mejor lugar para hacerlo, y elegimos el Borges porque son muy buena gente y el espacio es muy grande. La muestra consiste en 100 imágenes, 5 óleos originales de nuestro gran amigo Juan Carlos Bolea, y un DVD de una hora y media que Silvia editó, y que cuenta los 50 años de la historia de la banda. ¿Por qué Buenos Aires? También porque es uno de los lugares favoritos de los Stones para tocar, me dijeron que uno de los mejores públicos en el mundo está acá. Cuando ven el mar de gente moviéndose como lo hacen en la cancha de River es una sensación fantástica, la adrenalina que reciben del público hace que ellos toquen mucho mejor, por eso les encanta venir a Buenos Aires.

¿Hay alguna foto de las que podemos ver en la muestra que te guste más? Nos podes contar una anécdota especial?

Obviamente me gustan todas, pero una de mis favoritas es ésta (mostrando la foto) donde se puede ver a Keith con el reflejo del sol sobre sus anteojos. Es una imagen muy especial porque Michael solo tuvo un segundo para sacarla antes de que el sol desaparezca de los anteojos. La foto fue tomada antes del recital de Hyde Park en 1969. Estaban todos muy nerviosos, sobre todo Mick, porque hacía dos años que no tocaban en vivo y tenían miedo de que no venga nadie…Entonces Michael y Keith subieron al techo de un hotel en frente al Hyde Park para ver cuanta gente iba llegando, y por supuesto, tocaron ante 250 000 personas, así que no tenían motivo para preocuparse (risas). También fue una fecha especial porque fue dos días después de la muerte de Brian Jones; se convirtió en un concierto de homenaje a Brian, por eso Mick leyó el famoso pasaje del poema de Shelley («Adonais»)  dedicado a él. Ese día presentaron a Mick Taylor, que sorprendentemente decidió irse en el 74, y fue ahí que consiguieron a Ronnie Wood.

¿Cómo podés describir tu relación con esta historia, la de tu infancia? 

Yo no me daba cuenta de que eran grandes estrellas de rock, para mí sólo eran amigos de mi padre, siempre estaban en nuestra casa y nosotros en la de ellos. Puede parecer loco decir esto, pero parecía normal. Fue creciendo que me di cuenta de quien eran realmente y que yo me estaba criando dentro del círculo familiar de los Rolling Stones. Ahora obviamente entiendo el impacto y el prestigio de ser un niño y de haber crecido en ese mundo loco de los Rolling Stones.

¿Nos podrías explicar un poco cómo te posicionás con respecto al legado de tu padre, cómo surgen los conceptos de las muestras que organizan, y éste en particular?

En realidad es la obra de mi padre, lo que hacemos Silvia y yo, es buscar siempre nuevas formas de producir muestras en todo el mundo, y libros también. ¡La colección es tan grande! Son más de 70.000 imágenes, y no solo de los Rolling Stones, sino también de artistas como René Magritte, Marcel Duchamp, y muchos más. Entonces a veces armamos un show de los 60′, que es una mezcla de todo, o sólo un show de los Stones. También depende del espacio que tenemos. Éste en particular es muy grande; cuando nos dijeron «Sala 21», los dos tuvimos infartos porque pensamos «¡¿cómo diablos vamos a llenar todo este espacio?!» y finalmente lo logramos juntos.

Hay varias pantallas en donde se pueden ver imágenes de la historia de la banda. ¿De dónde provienen las imágenes y cómo se incorporan estos formatos?

Este concepto es original porque no es muy común eso de mezclar pantallas plasmas con reproducción de dvd y fotografía. Refleja nuestras ganas de hacer algo diferente, y nos dimos cuenta que la gente de nuestra generación tiende a dirigirse a las fotos primero, y en cambio los más jóvenes van directo a las pantallas. Entonces teniendo incorporado esto, la gente tiene la oportunidad de elegir lo que quiere ver primero. Si hay suerte con el timing del video, hasta se pueden ver imágenes de Michael en Hyde Park, y el concierto en sí mismo.

Piensan llevar la muestra a otros lados? Qué ideas tienen para los próximos proyectos? 

La idea es viajar primero en Argentina y después a Santiago, en Chile. Este es el primer proyecto de muchos más. Estamos invitando otros fotógrafos internacionales a Buenos Aires para producir imágenes acá en el Borges. El próximo es el famoso fotógrafo Baron Wolman, él fue el primer fotógrafo permanente para la revista «Rolling Stone» en 1967. Estuvo en Woodstock y fotografió Janis Joplin, Jimmy Hendrix, Carlos Santana. Estamos trabajando con él para armar una muestra de 80 imágenes el año que viene. Silvia acaba de terminar de traducir su nuevo libro que vamos a publicar con «Grupo Planeta». Eventualmente en un par de años vamos a hacer un gran show de los 60′ acá, así que tenemos varios shows fantásticos planeados para el futuro.

Stones 50 en el Centro Cultural Borges (Sala 21)

Viamonte 525 – Centro

Hasta el 9 de marzo 2014

Lunes a sábado de 10 a 21hs. Domingos y feriados de 12 a 21hs.

Precio: AR$40 / Descuentos estudiantes y jubilados AR$30
12,686FansMe gusta
10,686SeguidoresSeguir
1,477SeguidoresSeguir

QUÉ HACEMOS ESTE FINDE?

Recibí los mejores planes para el finde directo en tu mail!