Conociendo a Lagamur Delrioba, murga uruguaya del carnaval porteño

Llegan las fiestas de Carnaval y nos acercamos a las murgas, estas agrupaciones barriales que animan las calles de Buenos Aires con cantos, bailes y música durante todo el mes de febrero. Conocimos en especial a Lagamur del  Rioba – Murga del Barrio en vesre – única murga de estilo uruguayo que desfile en el carnaval de la capital.

Nos fuimos hasta la Paternal a encontrarnos con el grupo, una noche de ensayo. Pensabamos conocer a la comunidad uruguaya de la ciudad. No es así. Si nuestro contacto, Germán Delgado, es oriundo del paisito, el resto del grupo en cambio es en su mayoría argentino. Formar parte de una murga uruguaya es más una cuestión de gusto por un estilo en particular que una reivindicación identitaria de algunos expatriados. Se trata de un género bien específico con fuerte tradición en Uruguay (algunas murgas tienen 100 años de antigüedad), que se fue renovando desde finales de los 1990 y está creciendo en la actualidad.

Conoce mucho éxito en Argentina ya que existen 80 a 90 murgas uruguayas en todo el país, de las cuales 33 en Capital Federal y Gran Buenos Aires.

¿Cómo nació la murga de estilo uruguayo en Buenos Aires y Lagamur del Rioba en particular?

Matilde – Surge como género en Buenos Aires, en principio con inmigrantes de Uruguay pero también pegó con otra gente que le empezó a gustar. Creo que al porteño especialmente  le gusta bastante el estilo montevideano o uruguayo. Esta murga en particular, Lagamur del Rioba, nace como experiencia de talleres donde se iba practicando y aprendiendo el género. En 2011, deja de ser un taller y se constituye más o menos como un grupo fijo con su propia organización y con la intención de mostrar un espectáculo, un vestuario etc..

¿Hay que seguir algunas pautas para armar el  espectáculo?

Germán – Se está utilizando una unidad temática cada año y es así en casi todas las murgas. La murga uruguaya tiene una estructura clara: una canción de presentación (que presenta el tema), un salpicón (que es crítica de lo que está sucediendo) una cantidad de cuple que cada murga determine (que son más ligeros más graciosos), una canción final (que resume lo que se dice antes) y una despedida (en la que prometés volver el año que viene etc). A esta estructura, la murga porteña añade también una canción de homenaje para una persona en particular como un murguero que se murió, un político, un músico famoso etc

¿Podrían explicar cual es la diferencia entre la murga de estilo uruguayo y la murga porteña tradicional?

Germán – El estilo uruguayo le da más importancia al canto que al baile. Pero creo que la principal diferencia, más allá de esto, es que la murga uruguaya es de escenario mientras la Murga porteña es de desfile, está pensada para la calle. Cuando desfilamos en medio de las murgas porteñas que están preparadas fuertemente para eso, lo nuestro es poquita cosa. Por eso fuimos buscando soluciones par ir ocupando el espacio escénico de la calle, que es lo que a nosotros nos falta, creando por ejemplo unos muñecos cabezudos etc..

Entonces, en este sentido, ¿para ustedes es un verdadero desafío participar al carnaval porteño?

Germán – Exacto. Es un desafío, es un espacio nuevo que necesitamos aprender a llenar. En este caso, es más importante para nosotros adaptarnos al carnaval porteño, incluso si hay que salir del camino tradicional del estilo uruguayo para eso. No somos ortodoxos en este sentido.

Matilde – Sí, lo sentimos como un desafío. Es muy lindo presentar una cosa bastante distinta a lo que la gente está esperando. Y siempre está bueno cuando uno ve que no nos vinieron a ver pero que pueden llegar a apreciar algo diferente.

¿Se nota que la gente reacciona de manera diferente?

Muchos asientan con la cabeza.

Matilde  – Sí, depende de los barrios, de los corsos.

Germán – Hay una diferencia entre las murgas argentinas que a nosotros nos favorece. Hay un tipo de murga argentina que son los centros murgas, que son fundamentalistas del bombo con platillos como acompañamiento musical y de mucha cantidad de gente desfilando. Muchas veces los corsos están organizados por las propias murgas. Si una murga es un centro murga, su público es otros centros murga invitados. Nosotros estamos diametralmente opuesto a esto.

La otra división porteña son las agrupaciones murgueras y éstas se parecen más a nosotros. Son menos tradicionales, algunas provienen del estilo uruguayo. Incorporan instrumentos melódicos, como guitarras o teclados. Entonces cuando caemos en un corso de estos, es mucho más amigable. El público están esperando ver más variedad de estilo como circo, teatro, música etc

¿Porqué salen en el carnaval porteño?

Nosotros sentimos que la murga es un género popular que manifiesta un sentir popular. A nosotros nos hacía ruido ir de turista a un carnaval de Montevideo a cantar delante de turistas. Cuando la realidad del país, la crítica que nosotros vivimos, incluso como uruguayo que vivimos acá, es otra. De ahí este desafío de salir a la calle entre la gente de acá, cantando cosas de acá.

¿Cuales son los criterios por formar parte de Lagamur Delrioba?

Germán La pregunta lo hace sonreir. No, no hay que ser uruguayo, los uruguayos somos la minoría absoluta. Cada murga tiene su identidad y su particularidad digamos. Hay murgas que privilegian la excelencia del canto por sobre todas las cosas, por sobre el grupo humano, por sobre la relación de convivencia etc. No es nuestro camino. No elegimos específicamente a una persona  por su virtuosidad vocal sino por el ambiente que queremos en el grupo que se va armando.

¿Cómo se organizan para preparar un espectáculo? Cuánto tiempo tardan en prepararlo?

Germán: No reunimos todos una vez a la semana para ensayar. También hay una comisión de letras que se reúne los miércoles que está algunos de nosotros.

El Negro: Para preparar los textos, se arma una estructura de espectáculo, se busca una forma, una trama, un rumbo a seguir. Sobre esto escribimos y sobre lo escrito vamos viendo que se descarta que se usa, que sirve, que se modifica. Ensayamos todo el año, en general no paramos nunca, es una actividad constante. Luego salimos para Carnaval. Tenemos como mínimo entre 10 y 20 actuaciones durante todo el mes de febgamrero.

¿Sólo actúan para Carnaval?

Germán – No, también durante todo el año vamos donde nos inviten, en la calle, en un club de barrio, en centro cultural etc.

El Negro – Claro lo que más nos gusta es salir y estar con la gente. El espectáculo de este año está en construcción, pero el del año pasado que ya tenemos dominado lo vamos cantando donde sea. Lo nuestro es cantar.

Foto: Anette Etchegaray Facebook Lagamur Delrioba