El Hotel de Inmigrantes, la Argentina que descendió de los barcos

Bordeando la dársena norte de la zona portuaria, este museo se encuentra en el último piso del hotel de inmigrantes original, un hermoso edificio art decó que servía de morada temporaria para los recién llegados.

El acceso al edificio es un tanto complicado (van a tener que encontrar su camino a través de las gigantescas avenidas del puerto entre decenas de camiones) pero van a ser recompensados por la magnífica vista que ofrece cada piso. Los descampados del puerto donde se oxidan viejos barcos encallados y la entrada de la dársena donde se aventuran los veleros, ofrecen un rostro poco conocido de Buenos Aires y nos llevan a una primera inmersión en la historia de la inmigración argentina.

En una atmósfera sobria, el museo traza el camino de los inmigrantes, desde su desembarco en el puerto de Buenos Aires y su instalación hasta la herencia que le dejaron al país. Poco poblada en el momento de su independencia, la Argentina moderna se desarrolló en parte gracias a la llegada de miles de inmigrantes llegados de Europa, en su gran mayoría de España e Italia pero también de Europa Central, Irlanda y Francia. Las élites y los dirigentes políticos del momento deseaban una inmigración masiva, de preferencia europea y culta, para poblar el inmenso territorio argentino, todavía habitado por distintos pueblos originarios.

Se implementaron una serie de leyes para atraer a los interesados. A partir de 1823 se promociona abiertamente la inmigración a través de agentes, además los recién llegados eran exentos del servicio militar y en 1869, se dicta una ley que les permite obtener la nacionalidad luego de una estadía de dos años en suelo argentino.

En 1906 empieza la construcción del actual Hotel de Inmigrantes. Terminado en 1911, se proponía a cada recién llegado, alojamiento gratuito hasta encontrar trabajo, clases de castellano, atención médica y comida. Numerosos testimonios dan cuenta de la situación de la época y una colección de fotos en blanco y negro retrata la vida las distintas comunidades en la Argentina (a ver si encuentran al equipo completo de pelota vasca con boina y bigote).

La visita del museo es bastante breve, cuando terminen pueden seguir paseando en el edificio y aprovechar para ver las exposiciones de arte contemporáneo que proponen o sino ir a comer un buen guiso al Gato Viejo.

Hotel de Inmigrantes

Av. Antártida Argentina 1355 – Retiro

Tel: 4317-0285

De martes a domingo, de 12h a 20h

Entrada gratuita