Un pequeño glosario con las típicas viviendas argentinas

alojamientos buenos aires
Foto: Andrea Leopardi

PH, casa chorizo, conventillo… No siempre es fácil descifrar los anuncios inmobiliarios cuando no se conocen los tipos de alojamiento típicos de Argentina. Les dejamos un pequeño glosario de viviendas porteñas.

La casa chorizo, el hogar porteño de 1880-1930

A fines del siglo XIX y principios del siglo XX, el vertiginoso aumento de la población porteña ligada a las olas de inmigración europeas trajo consigo una modificación en las viviendas urbanas. Las manzanas son subdivididas en parcelas angostas y largas de aprox. 8 metros y medio. Es en estas parcelas nació el concepto de casa chorizo.

- Anuncio -

Este estilo de casa consiste en una sucesión de piezas de 4×4, que ventilan una galería o patio exterior. Las piezas de servicio como la sala de baño y la cocina son más pequeñas y frecuentemente están ubicadas al fondo del patio. Las casas chorizo muchas veces conservan o sus características de época, como las molduras y los parqués.

En sus orígenes, la casa chorizo fue pensada para acoger una familia. Con la expansión demográfica, muchas veces fue dividida en departamentos, de ahí los famosos PH.

Para ver una casa chorizo pueden ir a la Casa de los Ezeiza, pasaje de la Defensa en San Telmo.

PH o “Propiedad Horizontal”

Detrás del porche de un antiguo edificio, se esconde a veces un muy largo pasillo exterior, el cual distribuye pequeñas casas de un solo piso alrededor de un patio central o una galería. Esto es un PH, un estilo de departamento típico argentino.

Muchas veces nacidos de antiguas casas chorizos, los PH conservan el encanto antiguo y tienen techos altos. Son especialmente valorados por su espacio exterior (galería o patio que distribuye las piezas) y sus piezas de una superficie más significativa que la de los departamentos modernos.

Los PH renovados suelen permitir el acceso de una pieza a la otra desde el interior, pero algunas construcciones han conservado la distribución de origen, únicamente desde el espacio exterior.

El conventillo, la vivienda popular porteña

El conventillo es una vivienda colectiva popular argentina. El primer conventillo apareció en Buenos Aires en 1785. Un siglo más tarde, contábamos 1770 conventillos en la capital argentina.

Se trata de una vivienda colectiva donde viven varias familias. Las habitaciones son privadas y las piezas de servicio y el patio son de uso colectivo.

Hoy en día, todavía encontramos conventillos tradicionales en funcionamiento, especialmente en el barrio de la Boca. Se puede alquilar una habitación, o comprar un porcentaje del conventillo para ser copropietario.

La casa cajón, el compacto de los años ‘50

A partir de los años 1930, la casa chorizo fue reemplazada por el advenimiento de un tipo nuevo de vivienda: la casa cajón.

Más compacta para hacerle frente a la expansión demográfica urbana, la casa cajón ya no tiene pasillo: el espacio es un rectángulo dividido en cuatro, donde a veces se pone el lavadero exterior o un porche. Los techos altos desaparecen, así como el espacio exterior.

Si bien la denominación ha desaparecido de los anuncios inmobiliarios, este tipo de distribución es fácilmente reconocible durante la visita de un departamento.

El petit hôtel, la casa burguesa de un piso

El petit hotel no es un hotel pequeño, sino una expresión que se refiere a un hotel particular. Pensada como respuesta a la necesidad de espacio en la capital, esta casa burguesa de un piso reemplazó a la casa en forma de peine.

Detrás de una fachada opulenta, se esconden dos niveles de vivienda, en los cuales a veces se agregan habitaciones en los áticos para el personal. Detrás de la casa, solemos encontrar un jardín o un gran patio.

Hoy en día, estas casas son alquiladas o vendidas enteras para ser utilizadas como vivienda o oficinas, o a veces subdivididas en departamentos suntuosos. Los materiales de la época (parqué, mármol) son generalmente renovados para conservar el encanto por lo antiguo de los propietarios.

El depto: del monoambiente al multi-ambiente

En Argentina no se dice «apartamento» ni «piso», para encontrar uno de esos tendrán que usar la palabra «departamento» o el diminutivo «depto», más familiar.

Los anuncios inmobiliarios están llenos de jerga: «PB» para planta baja, «frente» para un edificio que da a la calle, «monoambiente» para un estudio o «2 ambientes» para un departamento que tiene un dormitorio separado, etc.

Otro detalle: el contrato escalonado es un contrato de alquiler de dos años cuyo alquiler se revisa automáticamente cada semestre, según un porcentaje establecido por adelantado, en función de la inflación.

Y a las afueras de la ciudad…

En la provincia de Buenos Aires o en el interior de país, la vivienda cambia radicalmente. Las superficies del terreno son más grandes y las casas también.

En los barrios cerrados o «countries«, las casas ostentosas y modernas son ocupadas los fines de semana o durante las vacaciones por dueños ricos, amantes de los espacios residenciales de lujo con servicios.

Las quintas, a su vez, son casas de campo, a veces de piedra, otras veces de un material liviano, utilizadas para relajarse o a veces como vivienda permanente. Suelen ser construidas en terrenos de menos de una hectárea. Algunas veces se transforman en posadas para hospedar viajeros. Por último, las estancias son las propiedades más grandes de Argentina, cuyas construcciones están rodeadas de hectáreas de campos para la ganadería o la agricultura.

También te podría interesar:

Rédactrice et passionnée par l’Argentine. Redactora y enamorada de Argentina.