Pequeña guía sobre el vino natural en Buenos Aires

Vino natural
Photo by Maja Petric on Unsplash

Según informes del Gobierno, Argentina ocupa el séptimo lugar a nivel mundial de consumo per cápita: actualmente 22 litros de vino anuales por habitante. 
En los últimos años se popularizó una cuenta de Instagram que recomienda vinos comprados en “chinos” (VinosDeChinos). Dimos la bienvenida a jóvenes y desafiantes bodegas, nos animamos a tomar vino en lata y a pedirlo por delivery y nos abrimos a uvas antes menos reverenciadas: garnacha, cabernet franc, pinot gris. 

Pero este breve inventario está lejos de ser todo lo que tenemos que saber sobre vinos: por fin se disparó en nuestro país la producción y consumo de un vino distinto, más cercano al fruto natural. 

Qué es el vino natural

El vino orgánico es el producto de viñedos cultivados sin fertilizantes ni productos químicos sintéticos, favor del medio ambiente y de la salud. Esa es la definición de enciclopedia, pero en la práctica la obtención de una certificación orgánica en Argentina tiene un costo altísimo y una serie de criterios que no necesariamente representa la versión más natural de un alimento. De hecho, las instituciones certificadoras son de índole privada.

En cambio, otros prefieren hablar de vinos biodinámicos, agroecológicos y naturales.
El vino natural es el que nace de la menor intervención posible, desde la uva hasta la copa. En este vino la uva es propia y no tiene ningún agregado desde la cosecha, ni intervienen químicos de ningún tipo en ninguna parte del proceso. 
En el embotellado, conservación y distribución tampoco hay barricas ni maderas para aromatizar o modificar lo que el vino es naturalmente, ni químicos como sulfitos para que dure más y viaje más lejos. Estos vinos no se filtran ni se clarifican y evolucionan bajo sus propias reglas.

Pero es muy probable que no haya una etiqueta que lo certifique (algunos vinos naturales ni siquiera tienen etiqueta), sino que requieren conocer al productor o familia productora, visitar sus viñedos (usualmente no más grandes que una casa) y hacer algunas preguntas. 

De hecho, una misma botella cambiará su sabor varias veces desde que es producida e inclusive una vez abierta.
Y es que al final del día la agroecología no es sólo alimento sino movimiento por trabajo más digno, precios más justos y soberanía sobre lo que nos llevamos al paladar. Un vino también puede ser revolucionario. 

Dónde beberlos

Nuevas  tiendas y bares de vinos abrieron sus puertas en Buenos Aires recientemente. En la mayoría de ellos Bebé Vino, Nilson, Doc, se puede preguntar por su carta de vinos naturales o de baja intervención.

Otra recomendación: Salvaje Vinos una tienda de vinos naturales online en la que se puede elegir por productor, tipo o país. 

Además en los últimos meses dos nuevos puntos de encuentro en torno del vino más natural abrieron sus puertas en la ciudad.

WILD CORNER BA
Es un almacén y wine bar natural que abrió durante la pandemia en una esquina de Palermo. Su gastronomía fresca, natural y de estación marida a la perfección con su selección de vinos: flor de zucchini con ricota de búfala o endivias con peras, jengibre, queso azul y honeycomb. No sólo sirven naturales, pero son los que recomiendan especialmente. También usan recursos biodegradables en la mesa y take away.
Miranda, la creadora, también es pastelera: prestar especial atención a su carrot cake “alternativo” que debe estar entre los más memorables de la ciudad. 

Ángel Justiniano Carranza 1601 – Colegiales
Miércoles a viernes de 15h a 00h
Sábados y domingos de 12h a 00h
Precios: $$

NARANJO BAR
A unas seis cuadras de Wild Corner se ubica Naranjo Bar, otra parada concurrida por el público joven e inquieto. Abrió por el mismo momento que su primo de la esquina de Carranza. Hacen hincapié en que no quieren ser etiquetados como un “bar de naturales”, pero su público los ha empezado a reconocer por unas cuantas figuritas de baja intervención difíciles de encontrar en otra parte de la ciudad. En cuanto a la comida sus platos también priorizan el producto: escabeches, pescados marinados, panes de masa madre, frutas y verduras sin agroquímicos.

Ángel Justiniano Carranza 1059 – Chacarita
Miércoles a domingos de 17h a 23h
Precios: $$

Comunicadora, especialista en redes sociales e inquieta seguidora de la cultura local a través de los platos, los tragos, los bares clásicos y los refugios secretos.