Vanguard, el bar clandestino que vino, vio y venció

vanguard bar recoleta
Foto: Vanguard Bar

Los porteños vivimos en estado de paradoja. Si en su versión original se les llamaba speakeasy porque en la época de la Ley Seca en estos bares se debía “hablar bajo” y pasar desapercibidos, aquí y ahora en Buenos Aires se cuentan entre los más vistosos y concurridos. Y aunque antes la traducción más precisa del término era “tugurio” y bastaba con entrar a casi cualquier reducto a reunirse en torno de una bebida espirituosa, hoy el dónde y cómo son casi más importantes que el qué.

Vanguard en Recoleta viene a confirmar que todavía nos fascina la idea de ingresar a un bar recorriendo un túnel, atravesando una puerta secreta o un pasadizo, subiendo al vagón de un tren antiguo o salteando la fachada de una florería. ¿El fin? Aventurarnos en una barra de autor, que además de cócteles de lujo ofrezca una buena carta de platos y tapas. Y que no quede muy lejos de casa, claro.  

- Anuncio -

En un barrio que se caracteriza por cafés clásicos, muy buenas panaderías (varias francesas), restaurantes tradicionales y los mejores museos de la ciudad; no abundan los bares de autor. No fue sino hasta hace poco que desembarcaron en ejército las cervecerías y hamburgueserías que ya tenían la ciudad sitiada. Y si queríamos beber cócteles con nombre y apellido había que trasladarse hasta Retiro para visitar el Gran Bar Danzón o Presidente Bar o hasta Microcentro para el siempre vigente SHOUT.

Ahora por fin a pasos del Cementerio de la Recoleta – y, cuándo no, debajo de una cervecería de moda – podemos entrar a uno de los más nuevos bares clandestinos de la ciudad. Para llegar, eso sí, primero hay que bajar una escalera, caminar un pasillo sinuoso y franquear una puerta que provoca algunas dudas. Una vez adentro, cinco boxes revestidos de cobre y con asientos de cuero, una mesa de granito y lámparas con cristales resuelven cualquier incertidumbre y abren paso al universo instagramero.

Se completa con una colorida barra, música de DJ y unos cuantos recovecos y esquinas ideales para la primera, segunda o vigésima cita.

¿Pero qué se bebe en Vanguard?
Un bar de élite no puede completarse sin una carta de autor que temple las gargantas más exigentes. Por eso, además de la esperable cerveza artesanal, se ofrecen los signature cocktails, en su mayoría en vasos tiki. Entre ellos, el “Zombie Chief” con blends de ron, almíbar de jengibre, jugo de pomelo y de frambuesa y agua de coco. Para los clásicos que quieran actualizarse, el “Negroni de la vanguardia”, hecho con gin Hendricks y un par de secretos a descubrir allí mismo. Y si realmente estamos llamados a la aventura la opción es “El Viajero”, con Fernet Branca, Curiosity Cola, almíbar de hojas de coca andina, bitter de cítrico y soda de lima.

¿Y para maridar los cócteles?
Aquí no se trata solo de que los platos sean un pasatiempo o un entretiempo entre cóctel y cóctel. Por eso, se sirven picadas con quesos gourmet, empanadas de cordero, langostinos en panko, entre las opciones más tradicionales, y una interesante carta de sushi y tiraditos para el paladar refinado.

Con todo el poder de la letra V de la victoria y también de la venganza, de todos esos Vincent de la cinematografía y con el peso del triángulo divino, Vanguard viene a ver y vencer.

Vanguard Bar
Vicente López 2233 – Recoleta
Jueves, viernes y sábados de 21:30h a 3h
Con reserva por mensaje privado
Precios: $ $ $

Comunicadora, especialista en redes sociales e inquieta seguidora de la cultura local a través de los platos, los tragos, los bares clásicos y los refugios secretos.