TOP : ¿Dónde comer vegetariano en Buenos Aires?

vegetariano buenos aires
Foto: Buenos Aires Verde

En el país del asado, ¡quién hubiera dicho que los vegetarianos pueden ser felices! Sin dudas, el circuito veggie está dando de qué hablar. Desterrado el mito que califica la cocina vegetariana como aburrida, sosa y poco creativa; en los distintos barrios de la capital los menús sin carne se levantan y se superan. Con propuestas orgánicas, étnicas, crudas y veganas; vale la pena conocerlos.

Palermo

En este barrio, los restaurantes vegetarianos no escatiman. Entre ellos está Buenos Aires Verde, una absoluta delicia. Allí encontrarán las pizzas más sanas de la ciudad. Para tener en cuenta; dejarse lugar para lo dulce, las tortas y helados raw son un verdadero manjar. Otro recomendado es Artemisia, con su cocina orgánica y natural, ofrece hamburguesas explosivas y súper poderosas que hacen flaquear a cualquier carnívoro. A pocos metros, está La Casa de Ohsawa con su propuesta macrobiótica. Los platos preparados en el momento, están clasificados según los nutrientes que los componen (proteínas, hidratos de carbono o vitaminas). ¡Imperdibles las empanadas de tofu!

Si estás con ganas de unas buenas milanesas con puré, Casa Munay es el lugar. Con un menú creativo y variado, es ideal para comer rico y sano. Además, todos los productos se venden para llevar. A pocas cuadras de allí, Krishna veggie ofrece una alternativa más oriental. Las paredes decoradas con pinturas hindúes, nos va preparando para los platos, entre los que recomendamos el curry de papas.

Centro

A pasitos de la estación Uruguay del subte, Sattva abre al mediodía y a la noche ofreciendo platos variados y saludables. Pastas hechas en casa o flan de zapallo, se come rico y en cantidades razonables, sobre unas mesitas muy lindas de madera. A escasos metros del Obelisco, se encuentra Veggie Medio Oriente que promete el mejor sándwich vegano de falafel; dentro de pan árabe con vegetales frescos y encurtidos es una promesa definitivamente cumplida.

San Telmo

Cerca de Parque Lezama, Hierbabuena tienta a los porteños con sus coloridas pizarras que anuncian sublimes ñoquis de palta, ricota y lima o una tentadora hamburguesa de hongos en pan brioche con zanahorias glaseadas. Para chuparse los dedos. Cruzamos la autopista hasta Naturaleza Sabia para disfrutar de una cocina exquisita y bien casera. Con una oferta variada, abundante y sana, las diferentes versiones de ensaladas se llevan todos los aplausos.

Villa Crespo

Simpático y pequeño restaurante de barrio, Almacen Purista nos gustó por su cocina de sabores italianos y todo preparado “en casa”. Entre sus platos especiales les aconsejamos probar las pastas caseras rellenas y las pizzas integrales en todas sus versiones. Y de yapa, una porción de fainá rellena. Simplemente increíble.

Barrio Norte

En Barrio Norte, Arte Sano propone el equilibrio cuerpo-mente-espíritu, adoptando un estilo de vida consciente y de armonía. Sus platos caseros son livianos y cargados de sabor. Nuestros preferidos son los ñoquis de sémola soufflé o el guiso de lentejas. Delicias que reconfortan. Además, cuentan con un almacén natural súper completo, para seguir cocinando en casa.

Villa Devoto

Entre las coloridas calles de Villa Devoto, los amantes de la comida chatarra, pueden comer felices en Green Factory ya que todos los productos son elaborados con ingredientes 100% de origen vegetal. Desde churrascos de seitán a chorizos de soja y panceta vegana (remolacha frita ahumada), el emprendimiento no tiene nada que envidiarle a las grandes cadenas de fast food.

Zona Norte

Cruzando la General Paz, nos adentramos en la Zona Norte de la Provincia de Buenos Aires, que ofrece un sinfín de opciones vegetarianas. La primera parada es en el Bajo de San Isidro, en Pura, que combina clases de yoga, danza y un almacén/restaurante con muy rica comida. Ofreciendo combinaciones creativas y deliciosas a base de legumbres y cereales, se recomienda ir al mediodía un día de sol. La segunda parada es en Tigre, donde La cocina de Dahska y sus sabores indios, nos invita a disfrutar del aire libre mientras saboreamos un glorioso sabji de vegetales al curry.