TOP : ¿Dónde almorzar en Villa Crespo?

Es imposible no amar Villa Crespo. Es un barrio noble y sencillo que ofrece lo bueno de su vecino Palermo: Arte callejero de primera, gastronomía de calidad, vida cultural y nocturna muy movida y prolífera… todo  a precios de Almagro y con la tranquilidad de Núñez. Su ubicación es ideal porque permite llegar rápidamente a las zonas vecinas, y por eso no nos extraña que los últimos años se ha vuelto un destino de moda para los más bohemios y aventureros. Pues ahora lo pondremos de moda también entre los hambrientos, porque cuando el sol encuentra su punto máximo del mediodía, nuestro querido Villa Crespo se luce en variedad y calidad.

Pastrami, el clásico del barrio

- Anuncio -

El sándwich de pastrami o pastrón se ha convertido en una firma de Villa Crespo. Los mejores se pueden probar en Malvón, con su mansión del siglo XIX y sus exquisitos postres de elaboración propia; y por supuesto en el famoso Café Crespín (aunque si es un sábado o un domingo, anímense a probar su legendario brunch). Pero muchos aseguran que el mejor hot pastrami de Buenos Aires se consigue en La Crespo, con pepinillos y cebollas caramelizadas, por algo es la especialidad de la casa.

Paseo por Europa

Como todos los barrios bonairenses, Villa Crespo tiene su faceta internacional. Los antojos mediterráneos se calman en La Mamma Rosa, una cantina muy tradicional con una cocina italiana argentinizada o una cocina argentina italianizada… en cualquier caso, lo mejor de dos mundos. Para seguir con pastas, un imperdible es Salgado Alimentos, uno de los mejores restaurantes de pastas de Buenos Aires (¿Qué tal suenan unos ravioles de batata a los cuatro quesos?).

Aires orientales

Quien sabe de comida china, sabe que este colorido barrio guarda un pequeño gran secreto: Bai Fu, un humilde restaurante donde una familia entera prepara el mejor Hong Kong Pork de la ciudad dentro de un local sin pretensiones pero con platos auténticos. Una mención obligada en este top es Sarkis, uno de los nombres que más resuena cuando pensamos en el Villa Crespo gastronómico. De su menú de comida armenia, nadie se escapa de probar el hummus, aunque está bueno para hacer un tapeo oriental con su puré de berenjenas y su tabulé.

Almuerzo ligerito

Yeite es cocina de autor pero con el encanto de lo casero. Es como una combinación rara entre algo muy de barrio y algo muy gourmet, para entender lo que decimos, siéntense a comer su cazuela de salmón blanco en su local frente a la cancha de Atlanta. Otra opción sin potenciales kilos de más es Hasta la masa, con su tarta de lomito ahumado y cebollas caramelizadas y para cerrar, un muffin de naranja y jenjibre.

Sabemos que es un barrio lleno de sorpresitas, por eso es probable que haya un montón de opciones exquisitas que no están acá, esto no es más que una guía para que comiencen su propio itinerario de exploración. ¡Ánimo que hay mucho por recorrer!

Foto: Evaly Contreras (Malvón)