Paseo : Recoleta y Palermo en un día

Relativamente cerca uno de otro, Recoleta y Palermo son considerados barrios distinguidos y pueden visitarse en un día. Prepárense para viajar de París a Los Angeles… en tan solo unos minutos.

Empiecen el día a lo grande con un café en la espléndida Librería El Ateneo, sobre la avenida Santa Fe, una de las joyitas de la capital donde anteriormente era la sede de un teatro.

Habiendo desayunado, ya están listos para dar un paseo por el Cementerio de Recoleta, entre sus calles y sus cientos de panteones y bóvedas monumentales. Presidentes,  escritores y personalidades como Evita, tienen allí sus sepulturas. Lindando con el cementerio, el Centro Cultural Recoleta (que alberga también el Museo Participativo de Ciencias) siempre tiene alguna expo tentadora. Si prefieren otro tipo de muestra, pueden optar por el Palais de Glace, otro salón que suele tener atractivas exposiciones, o bien el Museo Nacional de Bellas Artes con su muestra permanente y variadas exposiciones temporales.

Retomando por la avenida Libertador, desembocarán en la Biblioteca  Nacional, un inmenso edificio retrofuturista, y más adelante verán el Museo Nacional de Arte Decorativo, donde también funciona el restaurante Croque Madame, excelente opción para almorzar y si es un día soleado, aprovechen para sentarse en sus mesas al aire libre.

Si prefieren cambiar de barrio a la hora del almuezo en Palermo podrán comer algo de pasada en el Burger Joint o en la Fábrica del Taco, dos lugares que saben bien con qué abrirnos el apetito.

Después de almorzar y para moverse un poco ¿qué mejor lugar que  pasear por las calles de Palermo para ir de compras?  (la mayoría de las calles de la zona tienen nombre de países centroamericanos). Tal vez necesiten un poco de verde, aquí van distintas alternativas: el Parque Tres de Febrero y el impresionante Jardín Japonés y para no alejarse tanto el Jardín Botánico es la mejor opción.

Si todavía les quedan energías y ganas de ver una muestra bien interesante, fijen el rumbo hacia el Malba (Museo de Arte Lationoamericano de Buenos Aires).

Para recuperarse de tantas emociones, en Palermo tienen incontables bares donde tomar una buena cerveza (el Temple Bar o Nola, y también en Bangalore, en Palermo Hollywood), o beber un sabroso trago (Victoria BrownSoriaFestival, Frank’s…). En Recoleta también se puede disfrutar de una copa al aire libre ya sea en un bar de lo más chic (Milion), en una amplia terraza (Camping) o en un espacio súper original (Patio del Liceo). Para cerrar esta gira real de manera no menos majestuosa, en Don Julio los espera un plato sublime de carne argentina.

El fin de semana dense un gustito y elijan el brunch que más los tiente en Oui OuiOlsen o en la Alacena.

Recorrido sugerido (y tiempo que les llevará):

Mañana (Recoleta): café en la Librería El Ateneo (1h), paseo por el  Cementerio de Recoleta (1h30), visita al Centro Cultural Recoleta, al Museo Nacional de Bellas Artes o al Palais de Glace (1h), almuerzo en Croque Madame (en la entrada del au Museo Nacional de Arte Decorativo), Burger Joint o la Fábrica del Taco (1h30).

Tarde – noche (Palermo): paseo por el barrio (1h30), Parque Tres de Febrero, Jardín Japonés o Jardín Botánico (1h), visita al Malba (1h), tomamos algo en un bar de Palermo o Recoleta (1h30). Cenamos en Don Julio (1h30/2h).

No locations found.