El ABC de la panadería y pastelería francesa

¿Acaso no soñaron alguna vez con entrar en alguna panadería en pleno París y pedir alguna especialidad local como cualquier parisino? Con este pequeño glosario práctico están listos para hacer un buen testeo por todas las panaderías porteñas donde se encuentran las más ricas especialidades francesas. Aquí va la lista con los nombres en francés y sus descripciones, ¡pero ojo con las calorías!

Baguette

En Francia, se le pide al panadero une tradition (un pan “tradicional”) lo que remarca aún más hasta qué punto este tipo de pan es el emblema de la panadería francesa. Se la reconoce por su forma alargada, su exterior bien crocante y adentro, la miga bien blanca y suave. Es muy común ver a los franceses salir de las panaderías con sus baguettes todavía calentitas recién salidas del horno.

Brioche

Se llaman viennoiseries, a una variedad pastelería de origen francés (dada a conocer por los austríacos) cuya composición es similar a la del pan, aunque un poco más grasosa y dulce. La brioche ilustra a la perfección esta definición. Preparada con manteca y huevos, se come generalmente por la mañana o en la merienda, con chocolate o mermelada.

Cannelé

Este bocadito de forma cilíndrica es procedente de la ciudad de Bordeaux, en la región de Aquitaine. Al morder el espeso exterior caramelizado, la masa del cannelé es asombrosamente blanda y con sabor a ron o a vainilla. Imposible comer uno solo.

Chausson aux pommes

Para resumir, es como una empanada grandota de masa hojaldrada rellena con puré de manzanas. Para los fanáticos de los bocados dulces, el chausson aux pommes así como los croissants y los pains au chocolat se comen cuando aún están calentitos.

Croissant

Primo lejano de la medialuna, este infaltable y tradicional integrante del desayuno se cocina en Argentina con grasa y del otro lado del Atlántico con manteca, por eso el croissant es mucho más tierno. En Francia no se les ocurra pedir “de grasa”, “relleno” o “salado” (excepto la variedad con almendras) si no quieren pasar por extraterrestres.

Éclair

Es un tipo de pastelería de forma alargada hecha con una masa que se llama choux, rellenos con crema pastelera y glaseado en la parte superior (una especie de profiterol alargado). Se sirve siempre bien frío y generalmente el gusto más tradicional es el de café o chocolate, aunque también puede que se pueden encontrar rellenos con crema caramelo, vainilla o pistacho.

Financier

Además de los ingredientes clásicos, la preparación de esta exquisitez de la pastelería francesa de forma ovalada (y a veces con forma de lingote) es esencialmente a base de polvo de almendras. La versión simple (llamada nature) o la de pistacho, resulta ideal para acompañar el café o el té después de las comidas.

Macaron

Estas masitas de forma redonda (similares al alfajor pero con otra masa y sin el dulce de leche), tiernas y aromatizadas, son un derivado del merengue fabricado con polvo de almendras y azúcar glas. Muy de moda en Francia desde el 2000, existen tantos gustos de macarons como se les ocurra. Y hasta puede que encuentren alguno salado.

Pain au chocolat

Es una de las opciones más pedidas en el desayuno y compite cabeza a cabeza con el croissant. La masa es la misma para los dos, pero la versión de la “chocolatine” llamada así en el sudoeste de Francia, está rellena con barritas de chocolate.

Paris-Brest

La masa es la misma de los profiteroles y está rellena con crema muselina praliné y almendras, esta variedad de pastelería francesa con forma de rosca simbolizaría la forma de una rueda de bici, haciendo alusión al recorrido París-Brest, ciudad importante de la Bretaña francesa. Se come frío.

Tarte Tatin

¿Qué tiene de especial este postre? Es una tarta de manzanas invertida, es decir que las manzanas caramelizadas con manteca y azúcar deberán cocinarse aparte y antes de la masa. Frecuentemente se sirve con una bocha de helado de vainilla.

Tarte au citron

¡Los franceses la adoran! Este postre ácido está relleno de crema de limón pero no lleva frutas. Para los más golosos, también existe la versión recubierta con merengue. Una variedad del famoso lemon pie que los argentinos también adoran.

Bonus: Los salados

Tarte, tourte  y quiche

En Francia, una tarte puede ser salada o dulce y siempre es abierta. La que tiene tapa o queda cerrada es la tourte, y es la que más se parece a la tarta argentina. La quiche es abierta, siempre salada y en la preparación de su relleno siempre encontrarán crema fresca y huevos lo que le da esa textura esponjosa. Ya tienen la mitad de los ingredientes de la famosa quiche “Lorraine” a la que sólo faltaría agregar la panceta o el jamón en lonjitas.

Croque-monsieur

Famoso sándwich caliente de pan de miga, jamón y queso emmenthal, el croque-monsieur significa nada más y nada menos que: “muerde, señor”. Se termina de cocinar en una sartén o aparato especial, y se le agrega un gratinado en la parte superior del pan. La versión “en femenino” se llama croque-madame y se diferencia del primero porque se le añade un huevo frito por encima del pan.

¿Se estarán preguntando dónde se pueden degustar estas delicias de origen francés? En PalermoCocu tiene la mayoría, ya sean dulces o saladas, mientras que la panadería francesa Merci los abastecerá de viennoiseries por el lado de San Telmo.

Traducción: Agustina Pasqualini