Ña Serapia, la pulpería oculta de Palermo

Ña Serapia Palermo
Foto Agustina Canaparo (Buenos Aires Connect)

Firme desde 1963, sin cambios en su menú ni reformas en su pequeño y largo local. Así se mantiene intacta la pulpería Ña Serapia frente al Parque Las Heras, en pleno Palermo. ¿Su secreto? Empanadas caseras jugosas y con mucho relleno, comida norteña con gran sabor y la atención personalizada y simpática de su único mozo: Héctor.

Ña Serapia es uno de los secretos mejor guardados del barrio. El local es tan pequeño que si uno anda caminando por la Av. Las Heras, entre kioskos y locales de indumentaria, puede pasar totalmente desapercibido. Tiene tan solo once mesas chiquitas, por eso suelen llenarse rápidamente. Entre sus clientes hay muchos extranjeros que van en busca de sus afamadas empanadas y vino en pingüino. En sus paredes hay cuadros gauchescos, alguna que otra guitarra, notas de distintos medios gráficos que ponderan su comida casera y un pintoresco retrato de Héctor, el gran protagonista de la pulpería. Él atiende las mesas (tiene una memoria envidiable para comandar cada uno de los pedidos) y también se encarga de cobrar. Empezó a trabajar aquí a los 18 años, cuando llegó desde su ciudad natal en Salta, por eso, se sabe la carta de principio a fin y sabe qué recomendar.

Sus empanadas ganaron fama en la ciudad y encabezan las listas de ser las preferidas de muchos. También de las nuestras. La masa es totalmente casera, se cocinan al horno y quedan bien sequitas y crocantes. Un punto alto es su relleno, que está muy bien condimentado y es generoso. Las de carne tienen bastante jugo. Un detalle: salen muy calientes. Un consejo es dejar que se enfríen un poquito ya que sino se van a quemar. Todas vienen servidas en unos platos de hojalata pequeños, que tienen tantos años como la pulpería. En el podio de nuestras preferidas está la de carne, con cebolla bien finita y con el punto justo de pimentón, pimienta y sal. También tienen la versión picante (bastante picantona). Aconsejamos pedir la empanada salteña con rica papa y las de jamón y queso que son súper cremosas. Para acompañarlas, nada mejor que la cerveza salteña.

Además de las sabrosas empanadas, su comida norteña se destaca. Cuando comienza el frío nadie puede negarse a sus guisos, tamales y humitas. Los tamales, bien sabrosos, traen carne, cebolla y también cebolla de verdeo y huevo. El pastel de papa, un plato que siempre nos hará recordar a las abuelas, también es una buena opción. Para terminar el recorrido de sabores, hay que dejar un lugarcito para el postre. Además, del clásico vigilante (queso y dulce), es un imperdible probar los quesillos con miel y el dulce de cayote (clásicos del Norte argentino)

Muchos vecinos piden sus empandas de delivery, pero creemos que la experiencia en Ña Serapia es completa si conocen a Héctor. Ya que andan antojados de buenas empanadas pueden continuar la ruta con nuestro TOP especialmente dedicado a ellas.

Ña Serapia
Av. Las Heras 3357- Palermo
De lunes a domingos de 11h a 00h
Tel: 4801-5307
Precios: $ $
 

Periodista y productora de radio. Soy inquieta, curiosa y amante del buen comer. Estoy siempre en busca de historias para contar.