El genio catalán de Joan Miró en el Bellas Artes

miró
Foto: Santiago Hamelau

Cuanto más simple es un alfabeto, más clara resulta su lectura
– Joan Miró

Fecha de inicio: 25 de octubre de 2017
Fecha de cierre: 25 de febrero de 2018

Llega al insigne Museo Nacional de Bellas Artes una muestra imperdible del gran artista catalán del siglo XX: Joan Miró. El museo se complace en invitar a todos los amantes de este artista genial y a todos los que no lo conocen o no saben tanto de él, para que experimentan la fuerza de pintura y la simpleza de medios con la que constituyó su expresividad característica.

“Miró, la experiencia del mirar” está curada por Carmen Fernandez Aparicio y Belén Galán Martín y se compone de cincuenta piezas, traídas del Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía de Madrid. Lo que veremos son pinturas, esculturas y dibujos provenientes de una época tardía del artista, las décadas del 60 y el 70, cuando ya había conseguido forjar una obra sólida e icónica para su época. En las ultimas décadas de su vida, distintas circunstancias vitales y artísticas lo hacen reconsiderar su producción previa. Se muda a un nuevo estudio en Mallorca donde reúne la totalidad de su trabajo y donde puede analizar su producción y tanto el camino que ha seguido como el que habrá de tomar de ahí en más. De aquí en adelante, su obra adquiera una ambivalencia entre elegíaca y reaccionaria contra sí misma. Si bien los elementos son los mismos, y solo cantan la gloria que fue, Miró se aventura a jugar con las diferentes disciplinas (pintura, dibujo, escultura y poesía) explorando sus límites y sus cruces, y de esa manera logra trascender o cuestionar mínimamente las fronteras conceptuales y materiales entre unas y otras.

Joan Miró es una de las figuras emblemáticas del arte moderno, porque logró darle forma a uno de los lenguaje más representativos de su siglo. Comenzó a trabajar en el campo de la figuración, al calor de las vanguardias, influenciado por el cubismo, el fauvismo y el expresionismo, hasta que su viaje a París, la meca de todo artista del momento, lo hizo crecer hacia un arte más personal y abstracto. Este es el estilo por el que se lo conoce hoy día, un Miró depurado, que solo apela a los colores primarios y secundarios, a las líneas negras, a los dibujos sintéticos, y una gama limitada de figuras o personajes esenciales como las mujeres, los pájaros y las lunas. Este es el Joan Miró que luego de haber consolidado su manera de pintar, va a indagarse, revisitarse y resignificarse en una extensa serie de trabajos, parte de los cuales podemos ver hoy en el MNBA. Una de las obras estrella de esta exhibición es Mujer, pájaro, estrella (Homenaje a Pablo Picasso) que Miró termina de pintar el día de la muerte de su amigo.

La muestra “Miró: la experiencia de mirar” nos acerca a una obra honesta y comprometida, que con los medios más sencillos logrará inspirar nuestra creatividad, nuestra imaginación y la forma en que percibimos nuestro entorno. La obra de Miró se parece a la de los niños porque está llena de su misma libertad. Si luego de ver la muestra, quieren continuar explorando la escena artística de Buenos Aires, no se pierdan el Museo de Arte Decorativo y su restaurante, Croque Madame. Y si necesitan descansar en un café, pueden ir a Camping y disfrutar de la vista y de buena música.

“Miró: la experiencia del mirar” en Museo Nacional de Bellas Artes
Av. Del Libertador 1473 – Recoleta
Martes a viernes de 11h a 20h, sábado y domingo de 10h a 20h
Entrada libre y gratuita