Mestizos, comida y amor a la venezolana

Mestizos Buenos Aires
Foto: @evil.eats

Hace tiempo quería ir a probar Mestizos, el nuevo proyecto de Juan Manuel León, cuyo buen gusto ya conocíamos de la pizzería Monzú. Este nuevo local está en una zona de Palermo Soho con la que desentona en el mejor de los sentidos: un lugar simple que se mantiene cálido gracias al calor de la comunidad venezolana que se acerca a rememorar los sabores de la infancia.

Antes de hablar de qué es Mestizos, comencemos por aclarar lo que NO es: Mestizos NO es el restaurante gourmet que adorna platos típicos con ingredientes innecesarios y pretenciosos. Mestizos TAMPOCO es el localcito kitsch que busca explotar la nostalgia y exagera el uso de la banderas hasta el punto de parecer escenificado y poco auténtico.

Mestizos apela al efecto reconfortante de la buena comida y a la fraternidad criolla.

Aquí las infaltables arepas son resueltas, grandes y sabrosas. Si son primerizos tengo que recomendar la arepa de pabellón, la mejor introducción a la gastronomía de Venezuela: carne mechada, caraotas (porotos negros), queso blanco rallado y tajadas de plátano frito. Comerla es sentir la brisa del Caribe y escuchar salsa en la distancia. PILA: El abundante relleno es un reto para los que comen poco o están a dieta. Otros clásicos venezolanos incluyen la arepa conocida en Venezuela como “Reina Pepiada” con pollo, palta y cilantro, la arepa “pelúa” con carne y queso; empanadas, tequeños y tostones. Incluso hay variedades más regionales como la arepa frita “cabimera” que incluye de todo un poco, originaria de la región que vio nacer a esta humilde servidora.

Otros no tan clásicos: Arepa “mestiza” que complace al público argentino con pollo, chori, palta y chimi; la arepa vegana con verduras de estación y la “arepa-burger” que, bueno, se explica a sí misma. Además de las gaseosas y cervezas de siempre, tienen “papelón” (jugo de caña de azúcar con limón) y “chicha” (batido espeso de leche y arroz). Si les hace falta, tienen un bar de cerveza artesanal al lado y otro enfrente; y otros miles en las cuadras circundantes.

Pero más allá de la comida, un elemento se destaca: la hermandad criolla. Los domingos se sirve sopa de pollo gratis, en un gesto de solidaridad con los venezolanos recién llegados y no tan recién llegados que luchan por adaptarse al clima de Buenos Aires y que buscan el calor de un ambiente familiar. Esta iniciativa me encantó. Y no porque sea gratis significa que no está buena: probé la sopa y les digo que es exactamente lo que necesitan para levantar el alma un domingo.

Se nota que es un proyecto montado con esfuerzo y cariño. A Juan lo podrán ver en la cocina asando las arepas él mismo; y sentirán en los platos el sello de su experiencia en cocinas como la de Páru. Vayan a Mestizos SOLAMENTE si están listos para vivir el sabor honesto del amor venezolano. (Después pasen a Cuervo por un café).

Mestizos
Nicaragua 4424 – Palermo Soho
Martes a jueves y domingos de 9h a 0h, viernes y sábado de 9h a 2h
Precios: $ $