Maricafé, compromiso LGBT hasta en la torta

La primera razón, quizás la más poderosa, para ir a Maricafé es que es único: no hay ningún otro establecimiento diurno y nocturno con un compromiso LGBT tan fuerte, quizás solo precedido por Pride café en San Telmo.  A su dueño, Pablo Terrera, un amigo le ha dicho incluso que es un bar hetero-friendly. Uno de sus sueños es ampliar el negocio a Salta, una provincia con serios problemas de inclusión y respeto para con la comunidad LGBT. De momento, ha cumplido el de instalar su local en esta hermosa esquina que ha llenado de bancos color rosa y alegres banderines.

Ubicado en Palermo «queer», como dice chistosamente su página de internet, Maricafé es más que un café. Es un restaurante, es un café, es un bar -porque viernes y sábados abre hasta más tarde- es una librería enfocada en temáticas de género y es, como si fuera poco, un centro de resistencia cultural. Su nombre procede de un juego de palabras entre los términos «marica», que significa hombre afeminada o con tendencias homosexuales y «café», la bebida que muchos amamos. Maricafé ofrece lecturas literarias, presentaciones de drags, fiestas y hasta lectura del tarot. Para conocer cuándo sucede todo esto, hay que estar atentos a nuestras amigas las redes sociales.

La gastronomía del establecimiento es frugal, poco pretenciosa y bien pensada. Nosotros probamos el plato del día, una tarta de brócoli muy rica, y la ensalada de quinoa. Una advertencia sobre esta última: tiene cilantro y en mucha cantidad. Si no les gusta, como a su servidor, entonces pregunten si se puede quitar o pidan otra de las tentadoras opciones del menú, como la bondiola braseada.

Ciertamente que si hay una estrella en Maricafé es la «Rainbow cake» o torta arcoíris, una joyita instagrameable que se ha transformado en la insignia del lugar. Este homenaje a la bandera LGBT es un espectáculo para la vista y una exquisitez para el paladar. Una porción de Rainbow cake, un café, un libro y las calmas veredas de la calle Honduras cubiertas de copas frondosas es todo lo que le podemos pedir a una tarde.

Mi recomendación no puede ser otra que este grito feliz: ¡Vayan a Maricafé! Disfruten de la calma durante el día o del bullicio en sus noches de eventos. Luego, pueden ir a conocer Nola, gastropub cajún inolvidable, o caminar unas cuadras más hasta Scalabrini Ortiz y sorprenderse con los sabores de Asia en el Gran Dabbang.

Maricafé
Honduras 4096– Palermo
Lunes de 16h a 21h, martes a jueves de 10h a 21h, viernes y sábado de 10h a 3h y domingo de 10h a 21h
Tel: 011 3982 5878
Precios: $ $

No location found Ver todos los elementos
Soy escritor y traductor. Me encanta leer, viajar, ir al cine y visitar museos. Saco fotos como hobby y tengo un espíritu curioso.
Exit mobile version