Literatura argentina (1/2), cuando la historieta es cosa seria

Luego de nuestra selección con las mejores películas argentinas (parte 1 y parte 2), les proponemos este pantallazo de literatura argentina en dos entregas.

Si bien siempre se la consideró un género menor, la historieta cuenta con unos cuantos “grandes” que marcaron generaciones enteras de lectores.

- Anuncio -

Y si de grandes se trata, vamos a empezar con el gigante, el inigualable Quino, famoso creador de la tira Mafalda, publicada por primera vez en 1964 y protagonizada por una nena curiosa, fanática de los Beatles y con una particular y lúcida mirada sobre el contexto mundial con tan sólo seis años. La acompañan sus amigos Felipe, Manolito, Susanita, Miguelito y su hermano Guille. Presten atención a las otras publicaciones de Quino, verdadero maestro del humor gráfico.

Dante Quintero fue el realizador del primer dibujito animado argentino en color “Upa en apuros” (1942) pero es sobretodo recordado por ser el creador de Patoruzú (el famoso cacique tehuelche) y de Isidoro Cañones (el rey de los playboys). Años más tarde, Quintero crea Patoruzito e Isidorito, la versión infantil de sus dos personajes más famosos.

Más reciente, Gaturro aparece todos los días en el diario La Nación. Dibujado por Nik, este gato está enamorado de Agata que lo ignora y le encanta enloquecer a su maestra de escuela.

Clemente es una suerte de pato raro sin alas y con traje a rayas. Es una creación del genial Caloi, fallecido recientemente. Apareció durante casi cuarenta años en el diario clarín, fanático del fútbol y de las aceitunas, junto a sus dos amantes y dos hijos.

Cómo no mencionar a Roberto Fontanarrosa, escritor humorístico, cuentista y creador de Inodoro Pereyra, un gaucho acompañado por el Mendieta, su perro que lo aconseja. Fontanarrosa también supo crear otros personajes entrañables como Boogie el Aceitoso.

Ricardo Siri, más conocido como Liniers, empezó publicando las tiras Bonjour en el suplemento NO de Página/12 entre 1999 y 2002. Macanudo se puede leer todos los días en la contratapa de La Nación. En sus historietas abundan los duendes, los pingüinos, vaca cinéfilas y aceitunas.

Para cortar con tanta testosterona, mencionemos a Maitena, ácida creadora de la tira Mujeres Alteradas. Una mirada feminista a problemas femeninos.

Y cerramos esta pequeña selección con un gran clásico: El Eternauta de Héctor Oesterheld (dibujo) y Francisco Solano López (guión) publicado originalmente por entregas semanales entre 1957 y 1959. Diez años más tarde, Oesterheld crea una nueva versión antes de desaparecer junto a sus cuatro hijas, victima del terrorismo de Estado durante la última dictadura argentina.

Todo empieza con un día de nieve en Buenos Aires, eso es sólo el comienzo de una historia apocalíptica con una invasión extraterrestre por las calles porteñas. Una verdadera metáfora de las distintas dictaduras que vivió la Argentina a lo largo de su historia.

Eso fue todo por hoy. ¿Qué personajes recuerdan con más cariño? ¿Qué historietas marcaron su infancia? No se pierdan la próxima entrega con una selección de las mejores obras de la literatura argentina, desde Borges hasta Cortázar.

Y hasta pueden reencontrarse con sus personajes favoritos en el Paseo de la Historieta que los van a guiar hasta el Museo del Humor.