20.3 C
Buenos Aires
Inicio Blog

Festival Ciudad Emergente: música, arte y cultura a flor de piel

festival ciudad emergente
Foto: Gobierno de la Ciudad

El Festival Ciudad Emergente es uno de los hitos más esperados de la agenda cultural porteña. En él, se reúnen un cantidad enorme de disciplinas para crear, reflexionar y expandir los horizontes de nuestros vínculos con lo urbano. Todas las fuerzas y energías de la ciudad se unen para producir una gran explosión de ideas y obras asombrosas.

El Festival Ciudad Emergente surge como una forma de canalizar todas las fuerzas creativas jóvenes de la ciudad. Se busca generar encuentros entre los espectadores y nuevas formas de producción artística. Aunque comenzó siendo un festival de música y cultura rock, muchas disciplinas intervienen, como las letras, el arte visual, la gastronomía, la moda, el cine, etc. Por un lado, se intenta mostrar el trabajo de artistas, creadores y diferentes personalidades de la cultura que ya tienen una cierta experiencia y, por otro lado, darles un espacio a aquellos que estén empezando y que tienen un potencial aún no desarrollado. De ahí que cada año, previo al festival, se haga una convocatoria para todos los que quieran participar y mostrar lo que hacen.

El Festival sucede en la Usina del Arte, en la Boca. Comenzó en 2008 en el Centro Cultural Recoleta hasta que en 2016 se mudó a la presente sede. El arte es una gesto que coloniza todos los espacios, por lo que el evento no se circunscribe únicamente a la Usina sino que rebasa sus límites como prueba de su fuerza arrolladora. Las actividades del festival toman todo el Distrito de las Artes, incluso el espacio debajo de la autopista. Desde su inicio, el festival no ha parado de incrementar su audiencia, con nuevas e interesantes propuestas cada año. En 2014, por ejemplo, tocaron bandas como Indios o Los Álamos y se contó con la presencia de nada menos que Fuerza Bruta.

El Festival también establece relaciones con la comunidad internacional, como prueba de que Buenos Aires no solo es un semillero de transformadores de la realidad cotidiana sino también un foco de intercambio cultural y de vínculos transnacionales. En 2016, se dio la primera edición de la Visual Art Week (VAW) dentro del festival. Entre los participantes, cabe destacar a Daniel Iregui, un artista canadiense nacido en Bogotá, que trajo la instalación “Control no control” con la que se intervino el espacio público. La obra consistía de un prisma rectangular, hecho de pantallas sensibles al tacto. Cuando el espectador tocaba las pantallas, creaba imágenes y sonidos.

El Festival Ciudad Emergente es una acontecimiento increíble que no podemos dejar pasar. Es una oportunidad única para descubrir la efervescencia de la cultura en la ciudad porteña, que festeja su potencial creativo y lo lleva a su máxima expresión.

Festival Ciudad Emergente
La Usina del Arte–  Boca
Del 20 al 24 de septiembre del 2017
Actividad libre y gratuita.

Varela-Varelita, más una leyenda que un café

Varela Varelita
Foto: Julie Desbiolles

Al pasar por la esquina de Scalabrini Ortiz y Paraguay, échenle un vistazo al café-bar que se encuentra frente al kiosco. Detrás de la vidriera con letras doradas, se pueden ver algunos clientes sentados, otros en plena charla animada, otros leyendo el diario, o tal vez un libro. Ni más ni menos que el clásico café de la esquina.

Pero una vez que ingresen, miren un poco más atentamente. Van a ver que Varela-Varelita tiene ese “no sé qué” que lo hace atemporal y querible. Todo lo que allí se encuentra es encantadoramente anticuado: las mesas con fórmica de color rosa, decoración con mezcla de pinturas, afiches de películas y viejas publicidades… Hasta los mozos llevan unas camisas prolijas típicas de los uniforme de antes, a rayas verdes y blancas. Tal vez hasta los vean jugando alguna partida de ajedrez con algún cliente entre un pedido y otro.

El Varela-Varelita atrae precisamente por eso: no es el más moderno, pero es una de esas joyitas a las que el tiempo no les pasa factura, al contrario, les concede ese encanto poético. Apenas entran, el efecto viaje en el tiempo se cumple, en un abrir y cerrar de ojos estarán en la Argentina de los años 50. Nombrado café notable, no tiene necesidad de aparentar nada. Su simpleza auténtica hace la diferencia en un barrio tan “chic”.

El ambiente está lleno de leyendas. Se dice que fue y sigue siendo el lugar de encuentro de artistas, músicos, políticos, intelectuales. Se dice también que El Che (antes de ser “el Che”) pasaba allí horas y horas. También se cuenta que el escritor argentino Héctor Libertella, fiel cliente, llegó a hacerle creer a los dueños que el whisky J&B se llamaba así por el escritor José Bianco… ¡Por eso, si piden un whisky en el Varela-Varelita, el mozo pedirá que el bar haga marchar un “Pepe Bianco”!

¿Listos para un viaje en el tiempo? El menú refleja el espíritu del lugar: clásico, simple y eficaz; sin grandes pretensiones y a precios accesibles. Pueden pedir los típicos: café, té, gaseosas, cerveza y otras bebidas alcohólicas. Y para comer: sándwiches simples (milanesa, jamón…) o meriendas dulces (alfajores, tartas). El toque característico: el café con leche es conocido por su espuma generosa decorada con un dibujo colorido.

Cuando terminen su café sigan explorando la zona, pero esta vez por el lado del Museo Evita. Y si quieren conocer otro café del estilo, les recomendamos el Caracol, con sus mozos prolijamente vestidos con moño, pero por el lado de San Telmo.

Varela-Varelita
Scalabrini Ortiz 2102 – Palermo
De lunes a domingo, de 8h a medianoche
Precios: $

La cumbia argentina, un poco de historia

Foto: dextino.com

Que levante la mano el que nunca se dejó llevar por el ritmo de la cumbia en una pista de baile en Buenos Aires… Este ritmo procedente de los países caribeños, particularmente de Colombia, se ha difundido en varios países latinoamericanos. En Argentina, la cumbia y sus distintas variantes forman parte de la música denominada “tropical”. Llegaron a tener tanto éxito que varios temas e intérpretes musicales se transformaron en verdaderos referentes del estilo formando parte de la cultura nacional. Buenos Aires Connect les preparó una nota para que no se pierdan nada de la cumbia argentina.

El origen

La cumbia colombiana comenzó a tener adeptos allá por los años 1970. En la provincia de Santa Fe, la influencia fue tal que se vio reflejada en un estilo propio local, la cumbia santafesina. El grupo emblemático fueron Los Palmeras. Su tema más popular y bailado Bombón asesino ya es todo un clásico que no pasa de moda.

La cumbia romántica de los años 90

En los años 1990, la cumbia tuvo un gran éxito en todo el país. El grupo Sombras, por ejemplo, de la provincia de Jujuy, lanzaba su hit que fue furor en todos los boliches La ventanita del amor. Por su lado, en Buenos Aires también hacía historia el grupo Amar Azul (Yo me enamoré, Yo tomo licor) y la cantante de cumbia Gilda. Esta última, con una carrera productiva durante 6 años, sonó en las radios y presentaciones en vivo con No me arrepiento de este amor, Fuiste, Corazón valiente. Su historia fuera de lo común (era maestra hasta que comenzó a cantar de manera profesional sin el apoyo de su familia) y su muerte trágica y prematura en un accidente en la ruta, la transformaron en un verdadero ícono popular. Algunos la idolatran hasta el punto de tratarla como a una santa.

La cumbia villera de los años 2000

A fines de los años 1990, y con la grave crisis económica que atravesó el país, nació la cumbia villera. Las letras de este tipo de cumbia denunciaban la vida en las villas, los hechos delictivos, la violencia, la droga, el sexo. Todas estas canciones eran mucho más duras y revelaban más la realidad de los sectores más pobres, con el mismo vocabulario utilizado en las villas y con títulos que hablaban de ellos mismos. Todo este lunfardo villero puede tener muchas palabras propias de las actividades y situaciones que se viven diariamente en estos barrios más desamparados. El grupo Damas Gratis se hizo muy conocido con su tema  Laura se te ve la tanga o  el humo de mi fasito. También son muy conocidos los grupos Flor de piedra, Pibes Chorros o Yerba Buena entre los artistas más reconocidos.

Cumbia Cheta: las nuevas tendencias 

Actualmente, algunos jóvenes quizás más “acomodados” comenzaron a dedicarse al género de la cumbia, como es el caso de Los Totoras y Agapornis. Este último, por ejemplo, propone temas con ritmo cumbiero pero creando nuevas versiones de temas conocidísimos como Someone like you de la cantante británica Adele. Se habla de ésta como cumbia pop o del opuesto a la cumbia villera, la llaman “cumbia cheta”. Al mismo tiempo, la cumbia se fusiona perfectamente con otros géneros musicales y se crean nuevas variantes junto al hip-hop como la cumbia de Miss Bolivia, o el punk de los Kumbia queers .

Si todavía no conocen nada del estilo, aprovechen para ir al festival el abrazo cumbiero, que tendrá lugar mensualmente en el  Club Matienzo.

El dinero en Argentina, guía rápida para recién llegados

Argentina es un país donde las finanzas merecen un capítulo aparte. Por la fuerte inflación, el país todavía vive situaciones muy particulares, muchas veces difíciles de comprender para los extranjeros que ponen por primera vez un pie en suelo argentino.

En este artículo, por temas de formato, utilizaremos la abreviación del peso argentino AR$ y la moneda de referencia será el Euro, pero se puede aplicar al cambio con el dólar. Tengan en cuenta: los precios se mencionan con el signo $ (#  US$).

Durante el mandato Kirchner (2003-2015) se produjo un sistema de doble cambio y apareció un tipo de cambio paralelo llamado “dólar blue” que podía alcanzar más de 70% de diferencia con el tipo de cambio oficial. Desde el principio de su mandato en enero 2016, el presidente Mauricio Macri cambió las reglas de juego liberando los mercados de cambio.

El tipo de cambio del peso hoy en día es variable. Para consultar, se puede chequear diariamente en La Nación. Si bien el famoso dólar blue era conveniente para los que tenían divisas internacionales frente a un tipo de cambio oficial fijo, este sistema ya es prácticamente obsoleto. Sin embargo, puede ser muy práctico traer con ustedes en el avión algo de efectivo –la suma máxima permitida legalmente es de 10.000 US$, o 8.400€.

Conseguir pesos

Si llegaron a Argentina con las valijas llenas de euros o dólares, tengan en cuenta que no conviene cambiar todo su dinero de golpe. Sólo cambien lo necesario. Repasemos juntos las distintas maneras de cambiar divisas:

  1. Cambiar sus euros:

– Las casas de cambio: las oficiales son las únicas en poder cambiar dinero extranjero legalmente. No olviden su pasaporte, obligatorio cada vez que recurran allí a cambiar dinero. Sin embargo, las casas de cambio no oficiales de la calle Florida, en el Centro, también son accesibles aunque el tipo de cambio que aplican se ubica más cerca del tipo de cambio oficial.

– Los bancos oficiales: olvídense. Sólo pueden cambiar dinero a sus propios clientes.

– Aeropuerto: no lo aconsejamos, a menos que sea sólo para tener unos pocos pesos al llegar.

En el sentido inverso, el cambio de pesos argentinos a otra divisa extranjera no es muy común y además, muy poco conveniente.

  1. Retiro de dinero:

Los cajeros automáticos: todas las sucursales bancarias se quedan con una comisión fija, sólo se puede retirar una cantidad máxima en cada retiro, y también está limitado el número de extracciones. Antes de viajar, pregunte a su banco en el exterior si cuenta con filiales argentinas ya que las ofertas especiales de retiro internacional funcionan por todos lados… excepto en Argentina. Conclusión: guarden bien el dinero (manéjense con cuidado, eviten un mal momento de robo).

  1. Transferencia de dinero:

Azimo: la agencia de transferencia de dinero menos cara. En Argentina, se puede retirar hasta 1.700€ en 24 horas, con una comisión fija no importa cuál sea el monto, de un poco más de 3€. El retiro se realiza en los puntos de cambio reconocidos y seguros.

Western Union: la agencia más conocida de transferencia de dinero con una red de locales bastante amplia en toda la capital porteña. Pero ojo, los gastos son proporcionales a la suma retirada.

  1. Pequeños arreglos entre amigos:

Giro bancario: si tienen una cuenta en el exterior, lo mejor es tener buenos amigos con una cuenta argentina para poder recibir un giro y recuperar el efectivo. Este procedimiento permite que fijen el tipo de cambio de común acuerdo con sus amigos. Consejo: hacer un promedio entre el tipo de cambio oficial (compra/venta) y la tarifa que propone la agencia Azimo, por ejemplo.

Cómo pagar a diario

Todo este negocio tiene un objetivo: poder pagar en efectivo. Al pagar cash, pueden obtener algunos beneficios. Por ejemplo: en los negocios, excepto en las grandes tiendas de comercio, se suele hacer el 10% o 20% de descuento. Y no duden en preguntar si ya está hecho el descuento, en caso de no estar bien indicado.

Finalmente, siempre es útil tener cambio chico (billetes de 5 y 10 pesos) y algunas monedas. El cambio a veces es difícil de conseguir, los billetes muy grandes no siempre son bien aceptados para pagar montos pequeños. Y presten atención, porque a veces circulan billetes falsos de 50 y 100 AR$.

La nueva era liberal es un poco más clemente con las tarjetas de crédito. Aunque todavía encontrarán precios con aumentos de 5% a 15%, algunos servicios hoteleros cuentan con un servicio de reintegro si se paga con una tarjeta del exterior. Los pagos con la tarjeta son bastante accesibles, aunque todavía es difícil pagar con ciertas tarjetas extranjeras de débito. Y si ya cuentan con una tarjeta SUBE, es posible que puedan pagar algunos servicios como algunos peajes.

¿Pagar el alquiler en euros o en pesos?

Si lo que prefieren es pagar el alquiler en moneda extranjera, seguramente el propietario estará más que contento y les abrirá las puertas de par en par de su nueva casa. Esto ayuda también a la negociación del precio (y será aún más valorado el hecho de que puedan pagar algunos meses de alquiler por adelantado).

Además, si pagan la garantía en euros, recuperarán la misma en euros al momento de volver –lo cual resulta más que práctico porque así tendrán asegurada una suma en euros, sin tener que preocuparse por cambiar los últimos pesos que además no valdrán lo mismo, dada la inflación creciente, sin contar lo difícil que será cambiar los pesos una vez en Europa.

Ya saben todo lo que necesitan saber para moverse con dinero local y cambiar las divisas extranjeras. ¡A gastar bien informados!

 

El Mercado Andino de Liniers, como una postal de Bolivia

Mercado Andino Liniers
Foto: Eva Mcd (Buenos Aires Connect)

Nunca dejamos de maravillarnos con las sorpresas de esta ciudad. Justo cuando creíste que sabés todo, que conocés todo, ahí es cuando Buenos Aires hace sus entradas más triunfales; para bajarnos los humos, recordarnos que todavía nos queda mucho por ver y enseñarnos a abrirnos con humildad a sus sorpresas.

Así que sin saber mucho con qué íbamos a toparnos, tomamos el tren y ya muy cerquita de la estación encontramos el Mercado Andino, en lo que también se conoce como el “barrio boliviano” o el “mercado boliviano”. No se trata de un recinto como tal, sino de varias calles repletas de tiendas, puestitos en la vereda y vendedores ambulantes.

Las tiendas tienen música con parlantes y por eso siempre hay un fondo interesante con cumbia peruana o esa linda música folclórica andina. De hecho, también vemos las típicas artesanías o tejidos incas, incluso trajes de lentejuelas tradicionales para los cantantes de cumbia: una colorida escena que irremediablemente traerá recuerdos de algunas esquinas de La Paz para los que estuvieron allí alguna vez.

Las “cholitas” bolivianas se posan en las veredas vendiendo frutas, legumbres e ingredientes exóticos que no suelen verse en capital y que se usan principalmente en las gastronomías de Perú, Bolivia, Colombia, Venezuela y Brasil (dicen que los los chef más top de Buenos Aires vienen hasta acá para hacer sus compras). Un gran imperdible son los supermercados con un sinfín de productos extranjeros a un buen precio, desde todo tipo de harinas, granos, nueces y condimentos (¡colores y sabores que no se imaginaron!) hasta galletas y snacks con marcas brasileñas que no están en el típico “chino”.

Por supuesto deben hacer un poco de turismo gastronómico, empezando por las deliciosas “salteñas” bolivianas que consisten en empanadas de masa dulce horneada rellenas normalmente con un jugoso guiso de pollo. Otra comida callejera típica de Bolivia que pueden encontrar acá es el “salchipapas”, no más complicado que su nombre: salchichas salteadas con papas fritas. Igualmente hay restaurantes en la zona para sentarse a degustar la típica sopa de maní boliviana o un ceviche.

Incluso hay centrales de autobuses con rutas hasta los países andinos. No cabe duda de la autenticidad de la comunidad que se ha asentado acá.

¿Que si vale la pena ir hasta Liniers para esto? Quizás las preguntas que deberían hacerse son: ¿Estoy abierto a moverme un poco para ver y probar cosas nuevas? ¿Disfruto del mix cultural que me ofrece esta vasta ciudad en la que vivo? ¿Disfruto viajar, en un sentido más amplio que el que implica un boleto de avión?

Mercado Andino
José León Suárez al 100 – Liniers
Abierto todos los días

Cómo llegar

Lo más fácil y rápido es tomar el tren de la línea Sarmiento desde Once y bajar en la estación Liniers. Si no, el colectivo 34 los puede llevar desde Plaza Italia (tarda 1 hora). Para llegar desde otros puntos de la ciudad consultar la app de Cómo Llego.

Bogotá, una tertulia de arte, historia y café

bogotá café
Foto: Agustina Canaparo (Buenos Aires Connect)

El nombre ya delata: Bogotá es la capital de Colombia, uno de los mayores países productores de café del mundo. Sin lugar a dudas el nombre de Bogotá Café hace alusión al país cafetero y a la producción de esta bebida desde su origen en su local ubicado frente a la plaza Vicente López, en pleno Recoleta.

Entrar es trasladarse al eje cafetero, tanto por el olor a café recién hecho como por la decoración de sus paredes y mesas comunales. Predominan los colores madera, terracota y también el marrón oscuro, evocando los tonos mismos del café.  El lugar es súper moderno, aunque entre las tazas y las bolsas, uno puede sorprenderse con una máquina de café de 1960.

Otra de las curiosidades en su decoración es el mural  “Rostros enfrentados” de la artista plástica argentina Marta Minujín, quien lo pintó a cambio de café gratis de por vida.  En 2011, Minujín tomaba más de 16 pocillos de café por día y el psiquiatra le había recomendado no tomarlo más, sin embargo, cuando salió de la sesión fue por su clásico café en jarrito y se inspiró en una nueva obra de arte.

El menú de Bogotá es amplio. El blend selecto de la casa es de Brasil y Colombia, pero además tienen café  100% colombiano de Antioquia. Dentro de las opciones dulces, las estrellas  son la cheesecake de maracuyá y la rogel. También ofrecen variedad de desayunos y meriendas, entre los que se destacan el “Bogotano” con chocolate caliente,  arepa y huevos tipo “perico” o el Tolima con Latte, tostadas con mermelada, jugo de naranja y un opcional de panceta. Para el almuerzo hay sándwiches y ensaladas que hacen referencia a islas colombianas como Baru (salmón ahumado, huevo, palta, mix de verdes y semillas) o la San Andrés (pollo grillé, tomates cherrys, palta y hebras de parmesano). Para la cena,  hay opciones más gourmet como el salmón Bogotá apanado con mix de semillas y hojas verdes.

Durante más de 20 años, en esa clásica esquina había una confitería llamada “Le Pont”, dónde los vecinos del barrio solían disfrutar del pebete de pavita, la traviata de jamón y queso o del triolet (maní, palitos y papas) con una cerveza bien fría. En noviembre de 2015, los dueños del bar decidieron reformarlo por completo y en mayo de 2016, abrió Bogotá con un cambio de imagen y estilo.

Al salir pueden probar el take away de Goût Gluten Free o probar un helado de Rapa Nui.

Bogotá Café
Montevideo 1300 – Recoleta
Tel: 4813 1551
De lunes a sábados de 7h a 23h y domingos de 8h a 20h
Precio $$

10,074FansMe gusta
2,466SeguidoresSeguir
776SeguidoresSeguir