15 C
Buenos Aires
Home Blog

TOP 10: Los postres argentinos y dónde comerlos

¿Están listos para explorar el lado más dulce de Argentina? Ya sabemos de las pizzas, las carnes, los vinos y las empanadas… pero nada mejor que consentirnos con un gusto azucarado después de un buen banquete. Y aunque creemos que no es necesario dar razones para comerse un buen postre al estilo argento, aquí les vamos a ofrecer diez… ¡Por las dudas!

La primera mención va para la reina de la fiesta: la chocotorta, un invento argentino que comenzó como un spot publicitario y se convirtió en la torta nacional por excelencia. Se trata de capas de galletas de chocolate intercaladas con una mezcla de queso crema y dulce de leche. Una experiencia tradicional nos brinda Oui Oui, una variación con Nutella ofrece la “Chocorosa” de Panera Rosa, y Pani nos regala otra con galletas Óreo.

Siguiendo con las tortas –porque nuestro corazón es gordito y feliz- no pueden perderse una buena pastafrola (una base de masa dulce rellena con dulce de membrillo o batata) con café con leche. Sabemos que la del Fortín recibe constantes halagos. También con dulce de batata o membrillo tenemos el criollísimo “queso y dulce”, que no es más que eso porque en lo simple está lo hermoso. Este postre también conocido como “vigilante” se disfruta en los mejores bodegones como la Mamma Rosa o Club Eros en Palermo.

Otro postre producto de la genialidad local es el Balcarce, originario de la ciudad del mismo nombre en los años 50. Esta combinación de bizcocho, merengue, dulce de leche, coco rallado, nueces y azúcar impalpable se puede conseguir en confiterías tradicionales como la Quebec en Belgrano, o Le Mignon en Palermo. Otra delicia autóctona es la torta Rogel, con capas alternadas de masa y dulce de leche coronadas con abundante merengue. La conseguimos con todas las de la ley en Croque Madame y en la panadería Asturias.

¿Ya notaron el elemento que se repite? Así es: el importantísimo dulce de leche. Lo cual nos lleva al icónico alfajor, que pueden probar en Le Pain Quotidien (con coco y dulce de leche) o en Las Violetas (con su inigualable alfajor de maicena). Los argentinos también suelen hacer variantes de postres que ya existen añadiendo dulce de leche, por ejemplo el flan (El de Proper es nuestro favorito en la ciudad) y el panqueque (atrévanse con el de Lezama, bodegón frecuentado por el mismo Ernesto Sábato).

Cerramos con dos imprescindibles: los ricos cubanitos, cilindros parecidos a un habano y rellenos del –infaltable- dulce de leche (para disfrutarlo en la confitería Las Delicias de Caballito) y por supuesto, el reconocido helado argentino que van a conseguir prácticamente en cualquier esquina, aunque mejor ir por lo seguro con nuestro top 5.

Foto: Eva McD (Chocotorta en Panera Rosa)

Pura, vitalidad y comida consciente en Zona Norte

Pura
Foto: Web de Pura

Para los que asumen que la alimentación sana no tiene onda ni sabor … pasen y disfruten de la cocina de Pura. Este lugarcito dedicado a cambiar nuestra forma de alimentarnos y el mundo, va tomando color en el Bajo de San Isidro para recordarnos que se puede comer saludable, rico y ¡con ingredientes de primera calidad!.

Desde panes de masa madre, crackers deshidratadas, trufas, rawmesan, limonada, jugos energizantes y kéfir (se acepta el intercambio de nódulos) … todo es casero y preparado con mucho amor. Usando ingredientes de origen local; es una cocina vegetariana, especializada en cocina raw, sin gluten y orgánica. Con un almacén de productos orgánicos (miel, mermelada, granola, pastas integrales, legumbres, cereales, algas, etc), invitan al take away y mensualmente llevan adelante clases, talleres o cursos de cocina.

La hamburguesa de hongos y porotos aduki con mayonesa de zanahoria entre panes de masa madre es simplemente increíble, se deshace en la boca. Mientras que la “Mila Napo” cubierta con salsa de tomate y queso de cajú es la especialidad de la casa que celebra el plato preferido de los argentinos. El excéntrico “Roll Raw” sobresale por su textura crujiente, consistencia cremosa y osadía: una masa deshidratada de espinaca y manzana se completa con queso de cajú, chucrut, tomates secos, hojas verdes orgánicas y mayo de zanahoria. Y de postre, una porción de torta raw con un rico té chai es un verdadero deleite para los sentidos. Musicalizado por mantras, es un ambiente cálido de reducidas mesas donde prevalece la luz natural y la buena onda. Sin dudas, reina la sensación de estar como en casa. Se recomienda ir un día de sol para disfrutar del patio trasero.

Con la panza feliz, el día puede continuar con la visita a la Catedral de San Isidro, pasando antes por la feria artesanal de la Plaza Mitre. Y para los fanáticos de la náutica, el Puerto de San Isidro invita una caminata al aire libre rodeado de veleros, lanchas y barcos.

Pura Espacio
Primera Junta 1029 – San Isidro
Tel: 4742-9529
De lunes a domingo de 10h a 18h
Precios: $ $

TOP : ¿Qué hacer en Buenos Aires este invierno?

Como lo anuncia la llegada del solsticio todos los 21 de junio, el invierno ya llegó. Los días nublados, las mañanas de no querer salir de la cama, las varias camperas que pesan kilos, las altas facturas de gas, las calles grises. ¡Pero quiten esa cara que no todo es malo! Esta vez les decimos cómo divertirse y sacar lo mejor de las bajas temperaturas.

Café y mantitas

Un café, un chocolate, un mate, un té… lo que sea, ¡pero bien calentito! Aprovechen el auge del café de especialidad en Buenos Aires para salir a catar granos. Aquí van dos lugares buscan además consentirlos con mantas cálidas para que se sientan muy en casa: Camping (además con guisos y buena música) y Cuervo (uno de los mejores cafés de toda la ciudad).

Tragos junto al fuego

Calentar las manos alrededor del fuego puede ser muy agradable, pero lamentablemente, no hay mucha oferta de chimeneas y fogones en Buenos Aires. El primer destino es  Recoleta con el exclusivo fogón de la parrilla Nuestro Secreto; también pueden pasar por los fuegos perennes de Isabel en Palermo (para un Old-Fashioned). Más lejos, nos gustan los leños de Malloy’s en zona norte.

Tomar un buen vino

¡El clima no podría ser mejor para un buen Malbec argentino! Recomendamos una experiencia a puertas cerradas en Los Divinos, un viaje al futuro con la cava tecnológica de Vico; o irse de cata a cualquiera de nuestros lugares favoritos hacer degustaciones.

Sentarse a leer

Por suerte, Buenos Aires tiene librerías hermosas como el Ateneo Grand Splendid y Falena ; algunas incluso con cafés acogedores como Libros del Pasaje y Eterna Cadencia. Allí podrán perderse entre libros y huir del duro mundo exterior.

Zambullirse en una pileta climatizada

Muchos hoteles (de cierta categoría, eso sí) ofrecen la posibilidad de usar sus piletas climatizadas sin necesidad de alojarse allí. El Hotel Panamericano y el Hotel Alvear Art, por ejemplo, ofrecen hermosas vistas de la ciudad además de agua bien calentita.

Comer sopas y carnes

El invierno es la excusa perfecta para buscar “grasa extra”. De alguna forma tenemos que mantenernos calientes. Así que pueden ir directo a Fukuro por un bowl de ramen o leer nuestro top de parrillas para elegir el bife de chorizo para la cena.

Patinar sobre hielo

Bueno, ya que no podemos evitar el invierno, sucumbamos ante las distintas diversiones del clima helado. Nosotros fuimos a patinar sobre hielo en Winter y nos gustó mucho, después del patinaje pueden quedarse a tomar un chocolate caliente en su bar/restaurante.

Disfrutar del tango

Todos los inviernos tiene lugar en Buenos Aires el Festival y el Mundial de Tango. En él se puede disfrutar de recitales, películas, exposiciones, ferias, debates y conferencias, cursos y milongas durante unos diez días en varios lugares de la ciudad.

Tomar buenas fotografías

Algo es innegable: Buenos Aires es hermosa en invierno. Tiene ese aire europeo y de antaño que nos hace sentir en una película clásica. Les proponemos retratarla en su mejor momento y compartirla con nosotros en Instagram usando la tag #InviernoBuenosAires. Y si necesitan algo de guía e inspiración no duden en mirar nuestras cuentas favoritas para enamorarse de Buenos Aires.

Escaparse a provincia

Tampoco tienen que quedarse en los estrictos límites de capital. Pueden vivir un día bien gaucho en San Antonio de Areco, por ejemplo, o disfrutar el paisaje rural de Uribelarrea. Si tienen tiempo, pueden pasar un día entero en Colonia (Uruguay).

Mate y tortas fritas

Mucho capuccino y mucho cheesecake, pero el clásico argentino para el frío sigue siendo un mate con unas tortas fritas. Es un buen momento para compartir unos mates con amigos, así que no se pierdan nuestros lugares recomendados para lanzarse una mateada (además de casa, claro).

Foto: Facebook de Camping

Mestizos, comida y amor a la venezolana

Mestizos Buenos Aires
Foto: @evil.eats

Hace tiempo quería ir a probar Mestizos, el nuevo proyecto de Juan Manuel León, cuyo buen gusto ya conocíamos de la pizzería Monzú. Este nuevo local está en una zona de Palermo Soho con la que desentona en el mejor de los sentidos: un lugar simple que se mantiene cálido gracias al calor de la comunidad venezolana que se acerca a rememorar los sabores de la infancia.

Antes de hablar de qué es Mestizos, comencemos por aclarar lo que NO es: Mestizos NO es el restaurante gourmet que adorna platos típicos con ingredientes innecesarios y pretenciosos. Mestizos TAMPOCO es el localcito kitsch que busca explotar la nostalgia y exagera el uso de la banderas hasta el punto de parecer escenificado y poco auténtico.

Mestizos apela al efecto reconfortante de la buena comida y a la fraternidad criolla.

Aquí las infaltables arepas son resueltas, grandes y sabrosas. Si son primerizos tengo que recomendar la arepa de pabellón, la mejor introducción a la gastronomía de Venezuela: carne mechada, caraotas (porotos negros), queso blanco rallado y tajadas de plátano frito. Comerla es sentir la brisa del Caribe y escuchar salsa en la distancia. PILA: El abundante relleno es un reto para los que comen poco o están a dieta. Otros clásicos venezolanos incluyen la arepa conocida en Venezuela como “Reina Pepiada” con pollo, palta y cilantro, la arepa “pelúa” con carne y queso; empanadas, tequeños y tostones. Incluso hay variedades más regionales como la arepa frita “cabimera” que incluye de todo un poco, originaria de la región que vio nacer a esta humilde servidora.

Otros no tan clásicos: Arepa “mestiza” que complace al público argentino con pollo, chori, palta y chimi; la arepa vegana con verduras de estación y la “arepa-burger” que, bueno, se explica a sí misma. Además de las gaseosas y cervezas de siempre, tienen “papelón” (jugo de caña de azúcar con limón) y “chicha” (batido espeso de leche y arroz). Si les hace falta, tienen un bar de cerveza artesanal al lado y otro enfrente; y otros miles en las cuadras circundantes.

Pero más allá de la comida, un elemento se destaca: la hermandad criolla. Los domingos se sirve sopa de pollo gratis, en un gesto de solidaridad con los venezolanos recién llegados y no tan recién llegados que luchan por adaptarse al clima de Buenos Aires y que buscan el calor de un ambiente familiar. Esta iniciativa me encantó. Y no porque sea gratis significa que no está buena: probé la sopa y les digo que es exactamente lo que necesitan para levantar el alma un domingo.

Se nota que es un proyecto montado con esfuerzo y cariño. A Juan lo podrán ver en la cocina asando las arepas él mismo; y sentirán en los platos el sello de su experiencia en cocinas como la de Páru. Vayan a Mestizos SOLAMENTE si están listos para vivir el sabor honesto del amor venezolano. (Después pasen a Cuervo por un café).

Mestizos
Nicaragua 4424 – Palermo Soho
Martes a jueves y domingos de 9h a 0h, viernes y sábado de 9h a 2h
Precios: $ $

TOP: ¿Dónde comer a la salida del teatro en avenida Corrientes?

No importa la hora, a la salida del teatro en calle Corrientes, el estómago comienza a dar señales de hambre. ¡No se preocupen! Al igual que los teatros, la oferta gastronómica abunda sobre la Broadway porteña a tal punto que decidirse resulta un tanto complicado.

Por supuesto en Buenos Aires cuando pensamos en calle Corrientes, pensamos en pizzerías. Además de los teatros y librerías, es en cierta forma lo que hace al encanto de esta típica avenida porteña, incluso la vuelve una atracción turística. El gran clásico, imprescindible y primero de la lista es sin duda Güerrín, que humildemente los esperará con “la migliore pizza del mondo” en italiano, como no podía ser de otra manera. En frente, en La Americana encontramos algo similar pero esta vez con “la reina de las empanadas”. Del otro lado del Obelisco, hacia plaza de Mayo, se llevan los aplausos Las CuartetasLa Rey, y corren con la ventaja de estar menos llenas. Todas tienen la misma estética: luces frías de neón, mismo ambiente un poquito ruidoso a veces. Si buscan algo distinto y más tranquilo, entonces vuelvan hasta Los Inmortales donde las dimensiones son más íntimas.

A veces salir del circuito tradicional de la conocida avenida puede resultar toda una hazaña en búsqueda de nuevos descubrimientos culinarios. Para animarlos basta tomar alguna de las calles adyacentes y encontrarán dos “instituciones” de la noche porteña, al estilo bodegón: Pippo y Chiquilín. El primero está en la calle Paraná y prepara los clásicos de la cocina argentina: pastas caseras, milanesas, etc. El segundo es una parrilla sobre la calle Sarmiento donde podrán deleitarse con todos los tipos de cortes y cocción que se les ocurra de carne asada. Por último, y para los que quieren otro tipo de especialidades, en las inmediaciones de Corrientes se asombrarán con algunas propuestas originales. Por un lado, Sattva, restaurante vegetariano, por otro, Zum Edelweiss, restaurante alemán que propone platos como choucrut o goulash. ¿Quién dijo que Corrientes es una avenida sin sorpresas?

Foto: Luis Argerich

Docks, el bar “portuario” que revela los secretos del mar

Docks Buenos Aires
Foto: Facebook de Docks

Prepárense para subir un mítico vagón del Orient Express o disfrutar de un paseo en barco por los puertos marítimos de comienzos del siglo XX sin necesidad de tener pasaje ni un código secreto para entrar, simplemente dejarse llevar por la intriga de las dos puertas negras, una pegada al lado de la otra. En esta ocasión nos sumergimos al mar para descubrir los misterios de Docks, ambientado además en la época del contrabando de alcohol.

El viaje comienza ni bien se traspasa la puerta. Se ingresa por una especie de pequeño muelle con pisos trasparentes, del cual se pueden divisar rocas y una misteriosa botella. ¿Tendrá un mensaje secreto? Se escucha el agua caer de la cascada y entre la luz tenue del salón se encuentra un faro, encargado de custodiar la velada.

Hay mesas altas para dos personas, otras bajas ideales para una primera cita y para grupos numerosos de amigos mesas tipo “box” con sillones súper cómodos. Al fondo del salón está la barra (comandada por el capitán Rodrigo Pascual Tubert) de donde salen los cocktails más creativos. En Docks todo tiene un sentido. Nada de la decoración fue puesta al azar: hay cuadros de barcos, portillos, escotillas, anclas, mapas y piratas que le dan vida a todo el ambiente. La música también acompaña y va variando según las horas y la energía de los comensales.

Por supuesto, las cartas está inspiradas en los sabores marítimos. Hay opciones de tragos frescos y modernos, o más bien secos e intensos; también algunos exóticos. Lo que les aconsejamos es pedir sugerencias al bartender para que los guíe por el viaje. Los tragos sorprenden y no solo por sabor, sino también por la presentación. Uno de los que más llama la atención es el “HMS Beagle”, que viene adentro de un mapamundi gigante y es similar al Old Fashioned. Este trago tiene detalles hasta en los hielos ¡Viene sellado con el logo de Docks! Si quieren quedarse anclados por horas escuchando las historias del bar, les recomendamos el “Dogs Island” que viene presentado justamente en un ancla y tiene Bacardí, Maraschino Luxardo, limón, granada, lychee, ananá y romero.

Entre cóctel y cóctel les recomendamos probar las variedades de opciones de tapeo como el “London Salmon” con láminas de salmón rosado marinado con salsa de maracuyá y lima y el “Pulpo en Manchester” marinado con aceite de alcaparras y cilantro, tomates asados y jugo de pepinos asados. Una opción diferente y muy sabrosa son los “Crunchy Salmon” una especie de mini empanaditas de salmón rosado envueltas en masa philo con un chutney de frutas tropicales como el maracuyá. Entre los platos fuertes tienen ceviches, sushis, chop suey y pastas. Y para los que quieran salir un poco de la hamburguesa clásica pueden optar por la de salmón con cebolla salteada, queso cheddar y palta.

La visita a Docks no termina sin conocer los secretos del faro que ilumina todo el salón. Primero les recomendamos subir al primer piso para tener una vista panorámica de todo el bar y tomarse otra copa en la pequeña barra de arriba. Luego pidan al camarero que les muestre el interior del faro que como toda torre de señales, tiene misterios e historias por descubrir. ¿Una pista? Solo les decimos que se van a querer quedar tomando un rato más.
Si quieren continuar la aventura por el siglo XX les recomendamos JW. Bradley, bar temático a solo una puerta de distancia.

Docks
Godoy Cruz 1185 – Palermo
Tel: 4833-6884
Miércoles a sábados de 20h a 03h
Precios: $ $

TOP: 5 bares para disfrutar del fútbol

bares futbol buenos aires
Foto: Facebook de El Banderín

Por si no lo sabían -o si viven en otro planeta- Argentina es tierra de fútbol y Buenos Aires es la ciudad con más clubes de fútbol del mundo. Así que para no quedarse viendo el partido en casa, solos y con porción de pizza fría en mano; nada mejor que poder salir a disfrutarlo y gritar los goles en grupo. Aquí una selección de lugares para vivir a pleno la locura porteña por el balón.

A la porteña: El Cuartito

100% porteño. 2 grandes salones con paredes celestes llenas de fotos, banderines, camisetas, tele y el ambiente auténtico de bodegón de los 1970. Toda una institución. Además los mozos también llevan su papel a fondo. En la mesa o el mostrador, pizzas y empanadas 5 estrellas. Comer una fugazzetta ahí y morir… Un clásico inigualable para los amantes del fútbol.

A la francesa: La Cigale

Aquí podrán ver los partidos en una pantalla gigante de 2 mts de ancho por 1,40 de alto y disfrutar de la buena música hasta bien tarde. El bar está manejado por el argentino Gustavo y el francés Gilles que supieron darle una onda franchuta a la carta con el Pastis (anís típico del sur de Francia) y el tradicional Kir (licor de cassis o grosella negra y vino blanco) y la famosa tabla de quesos franceses. Hay también un amplia variedad de hamburguesas.

A la palermitana: La Choppería

Con onda, buenos precios, cervezas artesanales, pantallas en la vereda… ¿Qué más se puede pedir? Con ese aire de fábrica tipo inglesa, la comida no se queda atrás: papas fritas, chori casero y sándwiches provoleta. Cuando un pub inglés se topa con lo mejor de la streetfood argentina. Taburetes altos, bancos alargados para compartir, troncos más bajitos y un gran espacio para estar un poco más tranquilos. Además, también se puede reservar para ir en grupo. ¡Corran a conocerlo! Y como dice un cartel en la entrada del bar: “Sea feliz”.

En la Meca: Locos por el Fútbol

A este lugar se llega con una idea en mente: ver fútbol. Y no se modifica una receta que da resultado: neones color naranja, pantallas que recubren las paredes y continuas transmisiones de partidos. Si bien la comida no es lo que más se destaca, la cerveza no está nada mal. Pero más allá de todo, es como cumplir una fantasía oculta: ver un partido de fútbol en modo “home cinema” y envueltos en bata… Tres espacios: en uno se transmite el partido principal, y en los demás los otros partidos del día. Ideal para los hambrientos de fútbol que no se quieren perder nada. ¡Proyector principal digno de un cine! Y cerveza en mano, como corresponde.

Con los locales: El Banderín

¡Flechazo! Como se puede leer en las tazas “Historia viva desde 1929”: 96 años desde su creación, con banderines, marcos de fotos llenas de polvo, un televisor como los que ya no se fabrican, y ese cielorraso que nos hace temblar de solo verlo… En el barrio de Almagro, es el típico bar porteño que respira fútbol e historia. Muy buen café y el aperitivo que quisiéramos ver más seguido por todos lados (salame, jamón, queso y aceitunas deliciosas). Especial mención merece el dueño, un verdadero personaje de barrio. Lugar de encuentro de hinchas, estudiantes, choferes de taxi, artistas y vecinos del barrio. La esencia de la cultura popular porteña se encuentra en este lugar. Y como no podía faltar, el reconocimiento llegó de la mano del título de Café Notable.

Botánica, comida “real” en Núñez

botánica núñez
Foto: @Evil.Eats

Comida real, pero que cumple una fantasía: comer algo rico que le haga bien al cuerpo. Ésta cuevita en Núñez promete hacer realidad sus sueños de comer delicioso y saludable con ensaladas, wraps, sándwiches y postres llenos de ingredientes frescos y sabores amables, ideales para llevar o comer al paso.

Recomendamos el wrap “Hudson” con pollo al curry, hummus, palta, tomates secos, castañas y verdes; y también la ensalada de Burrata. ¿Vieron cuando comen algo y pueden sentir enseguida que le está haciendo bien al cuerpo? Es algo así. Con los wraps, por ejemplo (nuestros favoritos del menú) se pueden sentir los sabores frescos del relleno dentro de una masa fina, pero nada es demasiado salado, demasiado dulce o demasiado aceitoso. No es un burrito. La comida está más bien preparada desde la sutileza, desde lo natural.

Quizás es esto lo que originó su lema “comida real”. Sin condimentos excesivos ni agregados artificiales. Una palta que sabe a palta y un tomate que sabe a tomate, como vinieron al mundo.

En las heladeras encontrarán todo listo para llevar junto con guarniciones pequeñas y bebidas saludables. También hay postres como brownies y pavlova junto a productos de otras marcas como yogurt y chocolates sin azúcar. Pueden comer en una barra pequeña que da a la calle, en un banco de la vereda, o llevarlo a casa como hace la mayoría. Aprovechen para visitar el Estadio de River y para tomar un latte en Hay Café Café.

Botánica Comida Real
Iberá 1643 – Núñez
Tel: 4703-5174
Lunes a viernes de 11h30 a 17h
Precios: $ $

11,203FansLike
4,568FollowersFollow
994FollowersFollow

¿Buscas un plan de medicina prepaga?