Mini guía de los árboles de Buenos Aires

árboles buenos aires
Foto: Aude Labadie (Buenos Aires Connect)

Buenos Aires, la París de América del Sur, a veces no es tan distinta para los franceses que viven aquí. Los plátanos de las avenidas contribuyen con la lista de similitudes entre ambas ciudades. Sin embargo, el buen ojo observador de algunos podrá distinguir el toque autóctono apenas se acerque a algún parque. Si forman parte de éstos últimos, les dedicamos esta pequeña guía para que descubran las especies típicas que decoran la capital porteña.

Jacarandá – Jacaranda mimosifolia

Es una planta subtropical, originaria del noreste argentino y que se adaptó muy bien al clima porteño. Aunque a nivel internacional el jacarandá es considerado una especie en peligro de extinción, en Buenos Aires es poco menos que la estrella de los árboles de la ciudad. Se registraron más de 14.000 ejemplares. Sus bellísimas flores azul-violáceas son típicas cuando hablamos de este árbol, tal es así que el color azul jacarandá es único y distintivo. Se las puede ver en primavera, antes de que salgan sus hojas y constituyen un espectáculo sin igual cuando vemos el alineado paisaje urbano decorado con sus copas coloridas.

¿Dónde se pueden ver en Buenos Aires?  Para conocer los mejores lugares y admirar la belleza de este árbol, disfruten de nuestro artículo íntegramente dedicado al Jacarandá.

Tipa – Tipuana tipu 

Originaria de Argentina y Bolivia, la Tipa es, en nuestra humilde opinión, parte del encanto de las calles de Buenos Aires. A fines del siglo XIX, Charles Thays, paisajista de origen francés, la eligió para enarbolar las avenidas de las principales ciudades del país. Como el Plátano, la Tipa se distingue a lo largo de las veredas y su imponente tamaño resulta impresionante. En diciembre y enero se cubre de flores amarillas y entre fines de octubre y diciembre, no es nada raro que la planta “llore”. De hecho, se siente un goteo leve como una suave llovizna, no mancha pero si puede ensuciar los autos estacionados debajo de sus ramas. Este fenómeno es la salvia excedente con la que se alimentó un pequeño insecto inofensivo, conocido como “chicharrita”.

¿Dónde se pueden ver en Buenos Aires? Cerca de 14.000 ejemplares adornan muchas de las avenidas y espacios verdes. Aunque se las ve sobre todo en la capital, la mayor concentración se observa en Palermo y en Belgrano.

tipas buenos aires

Palo Borracho – Ceiba speciosa

Palo borracho, Árbol botella, Árbol barrigudo… son algunos de los extraños nombres que recibe esta planta originaria de la selva del Noreste argentino, perteneciente a la misma familia de los baobabs. No es necesario ser un gran especialista para reconocerlos. Su tronco es más gordo en su parte inferior (que actúa como reserva de agua en caso de sequía) también está cubierto de espinas cónicas, características que lo hacen difícil de olvidar. Sus grandes flores rosas, de 10 a 15 cm de diámetro aparecen de enero a junio. Elegantes y delicadas, atraen colibrís y mariposas.

¿Dónde se pueden ver en Buenos Aires? Cerca de 5.000 Palos Borrachos se pueden ver en la capital. Es muy común encontrarlos en parques de la ciudad,  también en algunas veredas y hasta en la Avenida 9 de Julio.

Ceibo – Erythina crista galli

El Ceibo fue declarado flor nacional de Argentina y Uruguay. No hay de qué asombrarse pues se trata de una planta típica del Delta del Paraná. Prefiere los suelos húmedos e incluso saturados de agua. Su tronco y ramas son irregulares y delgados, su altura promedio oscila entre los 5 y 10 metros. Lo que más caracteriza a esta planta son sus flores rojas con formas de gajos que se pueden ver de octubre a abril. Se lo cultiva particularmente con fines ornamentales, aunque su madera es muy buscada para fabricar bombos (el instrumento típico del folclore argentino) y por eso se lo considera un árbol característico de la cultura argentina.

¿Dónde se pueden ver en Buenos Aires?  Aunque más común es verlo crecer en estado salvaje a lo largo del Delta, se registran 1.500 ejemplares en la ciudad. Encontramos una gran cantidad en los lagos de Palermo, cerca del Rosedal. Y en la Plaza Lavalle enfrente del Teatro Colón, podrán admirar un viejísimo ejemplar plantado en 1878 por Torcuato de Alvear.

ceibo buenos aires

Ombú – Phytolacca dioica

¡No se dejen engañar por las apariencias! Pese a su espeso tronco (muchas veces de tamaño espectacular) y su porte de 10 a 15 metros, el Ombú (también llamado Bellasombra) es una hierba gigante y no un árbol. Sirve como referente en las planicies interminables y como reparo en el campo de los rayos de sol. Es todo un ícono de la Pampa y de hecho, aparece frecuentemente en el folclore y tradiciones gauchescas. Su nombre, de origen aborigen, significa Sombra.

¿Dónde se pueden ver en Buenos Aires? Se identificaron más de 600 ejemplares en la ciudad, principalmente en los parques. Podrán ver muchos de ellos en los Bosques de Palermo, el parque Rivadavia, el Parque Lezama, el Parque Saavedra y también en la Avenida 9 de Julio.

Y por último, muchas especies no locales también merecen una mención especial por sus dimensiones alucinantes. Es el caso, por ejemplo, del Gomero (ficus elástica) que está en frente del cementerio de la Recoleta,  o del Magnolia (magnolia grandifolia) de la Plaza San Martín o del ficus rubiginosa de Plaza Lavalle.