El Gato Viejo, la cantina de la bohemia

A la altura de Av. del Libertador y Suipacha, al lado de las vías del tren, los días jueves, viernes y sábados, el artista plástico Carlos Alberto Regazzoni abre las puertas de su atelier y lo transforma en un encantador bodegón y bar.

El camino para ingresar es un poco oscuro y les advertimos que les puede causar un poco de miedo si nunca han ido al lugar, pero ustedes no teman. Cuando estén por llegar van a divisar unas lucecitas de colores y van a observar a lo largo del camino distintas esculturas e intervenciones realizadas con todo tipo de materiales. Para entrar, deberán tocar una campana y alguien irá a abrirles la puerta.

- Anuncio -

Al entrar se encontrarán con un enorme galpón, lleno de objetos, que los deslumbrará y a medida que se adentran, encontrarán diversas esculturas y pinturas del artista. Regazzoni se caracteriza por trabajar con chatarra y desechos de ferrocarriles.

Si desean ir a cenar, deberán llamar antes por teléfono para reservar una mesa. El menú varía constantemente, pero algunos de los platos típicos del lugar son el lomo de jabalí y la polenta con tuco de liebre. Suele haber alguna opción con pescado y alguna pasta casera. También, funciona como bar. A veces, hay música en vivo. El ambiente es muy cálido y relajado.

Este lugar es ideal para los curiosos y aventureros. ¡Conózcanlo!

El Gato Viejo
Av. del Libertador 405, Galpones 1 a 5 – Recoleta
Tel : 4315-3663

Abierto los jueves, viernes y sábados a partir de las 21h30 (cierra cuando se retira la última persona).

Precios : $ $ $

www.regazzoniarts.com

 

Crédito foto : Regazzoni