Doble Seis, doble tentación de cervezas artesanales y cocina a la plancha

¿Con ganas de un after office que no esté repleto por Palermo? Doble Seis es el número ganador. Un barcito de barrio, simple y sin aires agrandados en pleno centro de Palermo Viejo, donde reinan a sus anchas la cerveza artesanal y la cocina a la parrilla.

La imponente fachada reciclada de esta antigua casona y las mesas en la vereda saben captar la atención de cualquiera que pase por ahí. Adentro el lugar es reducido aunque bien distribuido en sus dos pisos, y los muebles de madera invitan a sentarnos y a dejarnos tentar con los aromas de la cocina a la plancha que se encuentra a la vista de todos. En realidad lo que más nos gusta es la onda tranquila y sin pose de los jóvenes del barrio que llegan a medida que va cayendo la tarde para disfrutar de unas ricas pintas, muy buenas tanto por la calidad como por el precio. El momento happy hour (de 17h a 21h) también suma adeptos sedientos recién salidos de trabajar.

- Anuncio -

Claro que la carta no se limita a las cervezas artesanales, que dicho sea de paso, son unas cuantas. Los amantes de otras bebidas también están invitados a probar el Fernet, gin tonic o Campari. Sin embargo, nuestra artesanal preferida es Surfing USA Pale Ale por su sabor amargo bien marcado. Y no se quedan atrás: la Cinco Johnnies, con toque más tradicional y, para los más bravos, la Corazón Valiente servida con un whisky escocés.

Otra especialidad de Doble Seis es la cocina al hierro. Así, por ejemplo, podrán acompañar cualquiera de las bebidas con la hamburguesa Doble Seis, con doble ración de carne, pollo, panceta, queso cheddar y mostaza. A no atragantarse, por favor… La picada “salchipapa” (papas fritas, salchichas y cebollas) y los plátanos fritos a la plancha también son increíbles. Puede ser una escala previa antes de pasar una noche espectacular en Shangai Dragon o en Duarte.

Doble Seis
Gascón 1355 – Palermo
De martes a domingo, de 17h a 1h
Precios: $ $

Foto: Bastien Poupat

Journaliste freelance. Après avoir quitté la France pour partir en Argentine vivre ma passion, le football, j'ai décidé de me diversifier, outre que le sport, en intégrant l'équipe de Buenos Aires Connect.