Costumbres argentinas para sacrificar sí o sí durante la cuarentena

cuarentena argentina

Los argentinos son muy…. argentinos. En todo momento y en cualquier lugar. Pero, además de un cambio drástico en el estilo de vida mundial; las circunstancias extremas de la cuarentena han hecho que los argentinos sacrifiquen algunas de sus costumbres más arraigadas. A saber:

Compartir el mate

En Argentina, el mate se comparte sí o sí como parte de un ritual grupal. El denominado “cebador” es el único que se encarga de prepararlo y pasarlo a cada uno de los miembros del grupo. Tomar mate y no ofrecer a quien está cerca es casi considerado un insulto.

- Anuncio -

La cuarentena ha obligado a los argentinos a tomar mate más “a la uruguaya”, es decir, uno para cada quien. Sabemos que es difícil, pero por favor no compartan el mate en estos días y mantengan todo el kit matero muy limpios.

Saludar a todos con un beso

Una de las cosas que más impacta a los extranjeros cuando llegan a Argentina es la costumbre de saludar y despedirse con un beso de todas y cada una de las personas en un grupo, sin importar si ya han sido presentados adecuadamente o no.

Mientras dure la cuarentena, ¡por favor mantener como mínimo un metro de distancia!

Asado de domingo

Una de las más dolorosas, sin duda. En plena entrada del otoño, cuando el clima es ideal para hacer un gran asado e invitar a familiares y amigos; tendrán que cambiar un poco a hacer un asado privado o cambiar la receta por algo más fácil de preparar dentro de la seguridad de las paredes de la cocina.

La joda

Uyuyuyuy. ¿Qué harán los porteños sin su querida jodita? Ante la imposibilidad de irse de fiesta a su bar o boliche favorito; los invitamos a bailar solos en el living y a tomar unas birras en casita. ¿Vieron cuando la gente te dice “baila como si nadie te estuviera viendo»? Bueno ahora es literalmente EL MOMENTO para hacerlo. Ah, y atentos a sus DJ’s favoritos, que muchos están haciendo streamings abiertos; y también Camping tiene streaming de artistas invitados ante la imposibilidad de hacer sus hermosos fogones.