Atom, el bar audiovisual de la ciudad

atom

Atom probablemente sea el único bar de su especie en todo Buenos Aires. Ubicado en pleno barrio de San Telmo, está avocado a la experimentación audiovisual y tecnológica. Su propuesta musical, sumada a sus tragos, nos ha convencido de que esta es la opción indicada para una noche inolvidable.

Atom sorprende en más de un aspecto. En lo referente a lo técnico, el sonido es cuadrafónico, es decir, que proviene de derecha, izquierda, atrás y adelante, lo que asegura una total inmersión en la música que esté tocando el Dj de turno. Además, funciona no solo como un bar sino como un laboratorio de experimentación, una escuela y una sede extramuros de Museo de Arte Moderno de Buenos Aires.

Todos los espacios del bar pueden ser intervenidos y en el entrepiso hay una instalación con televisores antiguos. Además, en el lugar se organizan ciclos relacionados con el arte sonoro y pueden escucharse distintos estilos y composiciones como ser el minimal techno, el minimal house noise, los paisajes sonoros, el post-rock, el arte generativo, los algoritmos en tiempo real, la música concreta, la improvisación libre, etc. Atom es frecuentado por el mundillo de artistas y el under porteño, al igual que cualquiera que esté abierto a una experiencia sonora no convencional. Los desconfiados no corran y anímense a experimentar la potencia creativa de esta usina.

La barra es otro de los puntos fuertes. Atendida por un italiano de nombre Jacopo, nos sorprendió con su cerveza artesanal y una carta de tragos clásicos. Javo, uno de los dueños que nos recibió muy amigablemente, nos preparó un gin tonic y el Negroni de la casa, macerado por días con frutas y servido con chocolate rallado en el momento. Algo que nos agradó fue encontrar sidra tirada, una bebida poco consumida en Argentina que parece estar viviendo un renacimiento. Todo esto, además, a excelentes precios.

En ocasiones –aniversarios, ciclos especiales, Dj’s invitados, etc– Atom organiza sus inigualables fiestas con auriculares inalámbricos que anuncian en su Facebook. Nosotros asistimos a una y no creemos que sea un evento para obviar. Los auriculares tienen varias ventajas técnicas: permiten que controlemos el volumen de la música, nos aíslan del exterior y nos dejan cambiar el canal que escuchamos. Hasta tres Dj’s diferentes pueden tocar en la misma noche y podemos disfrutar del que queramos moviendo una perilla.

Cuando llegamos, Javo nos dio nuestros auriculares y nos explicó cómo usarlos. Ni bien nos los probamos comprendimos por qué tanto alboroto al respecto: entramos inmediatamente en otra dimensión. La experiencia es absolutamente distinta a la de un boliche. Uno se encuentra inmerso al cien por ciento en la atmósfera que el Dj crea en tiempo real. No hay ruido ni acoplamiento ni interferencias. El cuerpo es llevado por la melodía y el ritmo, que adquieren una calidad nueva. Sin la necesidad de música ambiente, se crea un poema visual de personas con auriculares que brillan. Cuando nos sacamos los auriculares y volvimos al mundo real, recordamos con asombro esa cita de Nietzsche que reza: “Y aquellos que eran vistos bailando fueron juzgados locos por los que no escuchaban la música”.

Atom es un establecimiento atípico donde nos divertimos mucho y que recomendamos ampliamente. Hallamos un concepto original y una propuesta en constante metamorfosis. Ninguna noche en Atom puede ser idéntica a otra. El tradicional barrio de San Telmo parece acoger varias de las propuestas más insólitas de la ciudad, como también sucede con Valhalla, el bar vikingo.

Atom
Bolívar 933 – San Telmo
Tel: 011 4361-4679
De miércoles a domingo de 19h a 2h45
Precio: $ $

Foto: Santiago Hamelau