Nueva York, París y Barcelona se esconden en Buenos Aires

Estatua de la Libertad Buenos Aires
Foto: Eliseo C. Martínez (Panoramio)

Buenos Aires, ¿mezcla de Nueva York, París y Barcelona? Aunque parezca imposible: en la arquitectura porteña se esconden construcciones inspiradas en obras de estas tres ciudades… Así que a afinar bien la vista y a descubrir a Eiffel, Fréderic Auguste Bartholdi y Gaudí por las calles de Buenos Aires.

Eiffel –  San Telmo

Hasta que puedan ir y ver en persona la verdadera torre Eiffel en París, la cita local es en Perú al 500, en el barrio de San Telmo. El célebre ingeniero francés fue quien supervisó la construcción del Forjador, edificio que se reconoce por sus hierros en la fachada (imposible no reconocer ese estilo “Eiffel”) y por la estatua del forjador que la domina desde lo alto. Literalmente es un pedazo de Francia: la mayoría de los materiales fueron traídos de allá.

Al principio, en el edificio funcionaba una ferretería y fábrica de molinos de viento. Actualmente, allí se encuentra la discoteca Club Museum.

Estatua de la libertad – Belgrano

Buenos Aires también tiene algo de Manhattan: en las Barrancas de Belgrano, se encuentra una estatua de la Libertad. Más pequeña que su melliza neoyorquina (la local mide tres metros mientras que la americana 93), algunas fuentes afirman sin embargo que sería más antigua: habría sido adquirida por la ciudad de Buenos Aires e inaugurada el 3 de octubre de 1886… ¡25 años antes que su hermana del hemisferio norte!

Como su hermana más “alta”, también fue esculpida por el francés Frédéric Auguste Bartholdi; su molde sirvió para hacer varias réplicas porque Lady Liberty, de hecho, tiene varias hermanas en Argentina y por el mundo. En Buenos Aires, se puede ver una en Belgrano y otra en Callao 450, en lo alto de la fachada de una escuela.

Gaudí –  Congreso

Cerca del Congreso, en Rivadavia 2031, esta vez el estilo arquitectónico nos transporta a España. El Palacio de los Lirios, construído a principios del siglo XX por el arquitecto argentino Eduardo Rodríguez Ortega, está evidentemente influenciado por el excéntrico español Gaudí (responsable, entre otras maravillas, del Parque Güell y la Sagrada Familia en Barcelona). El estilo Art Nouveau y las curvas florales nos remiten al universo del célebre catalán. De hecho es una referencia reconocida por Eduardo Rodríguez Ortega, quien instaló una placa en la fachada con la inscripción en catalán: “No hi ha somnis impossibles” que significa “No hay sueños imposibles”.

¡Más, más arquitectura!

¿Ya logramos despertarles las ganas de saber un poco más de arquitectura? Continúen con las más insólitas obras arquitectónicas de la capital. Y si prefieren los más clásicos, tómense el tiempo para redescubrir estos magníficos: Teatro Colón,  Teatro Cervantes, la Casa Rosada, la Catedral… Y si quieren algo de Le Corbusier, el finde pueden tomar el tren a la ciudad de La Plata y visitar la Casa Curutchet – que lleva el nombre del propietario- construida en 1953. Además de ser la única obra del arquitecto franco-suizo en América Latina, también sirvió como locación para la película “El hombre de al lado” de Mariano Cohn y Gaston Duprat…