Amalur, pintxos y sidra en el centro vasco más antiguo del mundo

amalur buenos aires
Foto: Facebook de Amalur

¿Y si les digo que el centro vasco más antiguo del mundo está en Buenos Aires? ¿Y si les digo también que pueden ir allí a disfrutar platos vascos, sidra tirada y unas 70 etiquetas de vino?

Mucho ha sucedido desde que en 1877, 13 jóvenes vascos fundaron su euskal etxea en la capital de Argentina, el Laurak Bat. Su primera sede estaba en la calle Potosí 292 y tuvo que ser vendida. Después lograron tener su sede propia en 1903, pero el edificio fue demolido en 1937. Dos años después se logra inaugurar un nuevo edificio que se sostiene orgulloso hasta el día de hoy en el barrio de Montserrat.

141 años después, me siento a cenar en el salón negro y rojo de su restaurante, rodeada por un mural rupestre restaurado del pintor argentino Parravicini y consentida por la amable atención del camarero, que nos había ofrecido un par de asientos en la barra para probar algunos pinchos vascos y una caña de sidra tirada, pero nosotros pasamos directo a cenar en el espacioso hall principal.

Rodeados de familias y habitués, indagamos la carta que empieza con “raciones” típicas de la gastronomía vasca y española (tortilla, gambas, boquerones, etc.), más para pedir varias y picotear de todo; y después sigue con los atractivos principales que incluyen paella de mariscos, sukalki (guiso típico vasco) y varios platos con pescado. La carta de vinos nos sorprendió: unas 70 etiquetas distintas de varias bodegas tanto grandes como pequeñas y tanto nacionales como internacionales. Probamos uno blanco y por supuesto, la sidra.

Nos decidimos por las raciones: calabaza con queso de oveja sobre una especie de cama crocante de almendras; hongos salteados sobre pan crocante (buena combinación de texturas) y tentáculos de calamar servidos con papas, tomate y cebollas salteadas. También estamos orgullosos de nuestra elección para el postre: Tejas de Tolosa (son como unas galletas de almendra) para mojar en un dip espeso de chocolate, parecido al de los churros.

Las promociones y los precios son acordes, sobretodo para almorzar (aunque cobran el polémico “cubierto”, eso sí). Pero sólo por un momento olvidemos los precios y la experticia gourmet: comer aquí les garantiza un ambiente auténtico, tan elegante o tan familiar como quieran enforcarlo, a unas cuadras del Obelisco pero sin turistas, en un lugar que es mitad historia y mitad promesa.

(Aunque está del otro lado de la ciudad en Chacarita, recomendamos también la oferta vasca de Lekeitio; restaurante con quien comparte la administración de la cocina).

Amalur
Av. Belgrano 1144 – Monserrat
Tel: 4381-0578
Lunes y martes de 12h a 17h30, miércoles a sábados de 12h a 24h
Precios: $ $